miércoles, 29 de agosto de 2012

Pensando

Una canción a la que escuchar, una sombra a la que cazar, una ola que romper y un hombre desesperado.
Una amante desperdiciada, un final sin principio, una mujer que todo lo hace perfecto y un hombre que conoce a la mujer perfecta.
Un amor cazado, un cazador que ama. Un escritor con calor y un calor que no es tuyo.
Perdí el juicio que me juzgaba; es más fuerte tu sonrisa que mi propia felicidad, desesperada.

(Lisboa)


miércoles, 22 de agosto de 2012

LA FUERZA DE UN IDEAL

El lunes Laura se despertó agobiada; ese mismo día tenía examen de literatura en el instituto. Le gustaba mucho estudiar la historia de las letras y sobre todo formar parte de ella; aunque aún era pronto. Lo que más le gustaba era escribir e inspirarse por una pequeña ventana que tenía en su habitación. Es más, había noches enteras que se quedaba escribiendo todo aquello que las estrellas hacían que se le pasase por la cabeza.
Últimamente nuestra protagonista tenía una duda, o quizás más bien un reto que cumplir. Ella se consideraba con sus diecisiete años lo suficientemente mayor como para conseguir su propósito. Laura siempre se fijaba en que los grandes autores como Cervantes, Shakespeare, Góngora, Quevedo… todos aquellos que recordamos, son hombres. Día tras día se preguntaba el porqué y la conclusión más clara que pudo sacar se basaba en que eran otros tiempos, demasiado antiguos como para que la mujer se hiciera su hueco en la historia de la literatura.
La cabeza se le llenaba de ideas al pensar en que ella podría cambiarlo, pero prefería ser humilde y seguir escribiendo aquellas palabras que creía que nunca serían leídas.
Pasaba el tiempo y seguía intentando conseguir su reto, incluso ella sabía que si no lo llegara a realizar, siempre estaría enfadada consigo misma.
Tenía la fuerza y el carisma suficiente como para alcanzar lo que buscaba. Los años se sucedían y sus reconocimientos literarios también; concursos, poesías, recitales… Hasta que llegó un día en que se dijo a sí misma que de esa manera no conseguiría lo que quería, así que se atrevió a desempolvar aquellas palabras que fueron escritas a la luz de la luna, sus más bellos recuerdos de juventud y al fin, los publicó en un libro titulado ``Palabras para la noche´´. Sorprendentemente se convirtió en un gran éxito en apenas las primeras tres semanas.
Laura cada vez veía más cerca su sueño, y sus ideales fueron madurando en su cabeza. Ya no luchaba por dar a conocer al mundo que había mujeres en el ámbito literario, si no que ahora volcaba todo su espíritu en llegar  a ser alguien recordada.
Ella no era consciente de la importancia de su obra; que cada vez era más extensa. Cada libro nuevo publicado se traducía a más idiomas y Laura consiguió ser feliz haciendo lo que más la gustaba, escribir.
Ya tenía cuarenta años cuando asistió  a una conferencia sobre la transcendencia de los hombres y las mujeres en la literatura. Ese mismo día se prometió que además de sentirse realizada ella misma escribiendo, se dedicaría a enseñar a los niños y niñas que estuvieran dispuestos.
Laura emprendió el proyecto sobre el año 1964 y por aquel tiempo no era habitual ver a niños y niñas en una clase juntos, y eso fue lo primero que quiso cambiar. Las primeras clases fueron un éxito, pero a partir de la quinta, algunos padres de niños empezaron a quejarse por el simple hecho de que sus hijos decían que una niña había ganado un concurso realizado en clase. Laura, con serenidad, les explicó lo sucedido y además, contaba con un gran apoyo, las sonrisas de esos niños y niñas unos al lado de otros componiendo sonetos. Los padres no se pudieron negar y la escuela llamada ``Igualdad por las Letras´´ se popularizó. Pero todavía le faltaba por cumplir aquel sueño de su más bella adolescencia; ya ni si quiera quería ser recordada, tan solo pretendía que todas las personas tuvieran donde escribir.
Laura cada vez era más mayor y sus libros de una trascendencia e influencia inhóspita. La gente decía que jamás había existido alguien como ella. Sus escuelas empezaron a brotar por todos los países con la condición de que los alumnos fuesen chicos y chicas.
A los 73 años recibió el premio Nobel de literatura y pese a su edad no se olvidaba de aquellas noches en vela.
Una noche, de sus preferidas, empezó una historia, la suya propia; una especie de autobiografía. Fue lo que más le costó escribir, pues quería mirarse en su interior y contar la verdad de los hechos acaecidos durante su vida.
En 1981 Laura falleció con su pluma en la mano; el mundo entero entristeció. Fue la única mujer que mejoró el mundo con unos ideales que nadie pudo cambiar, ya que con la fuerza de la palabra consiguió derribar la muralla llamada desigualdad.
Fue precursora de las letras, y las escuelas ``Igualdad por las Letras´´ siguen abiertas con el mismo espíritu.
Hoy, yo, su hijo, después de haber encontrado la vida escrita de mi madre, me siento al lado de las estrellas para terminar de escribirla, con su misma pluma, aunque nunca con las mismas palabras.

martes, 21 de agosto de 2012

Quiero perderme y que me encuentre tu mirada

Veía que todo se acababa, que no había solución y que yo, no podía hacer nada para impedirlo.
Lo he llegado a ver tan negro, que he llegado a no ver nada, solo dos pequeñas gotas saladas caer de mis ojos, y cerrarlos tan fuerte hasta que me hicieran daño. No existe cosa que más rabia me dé, pero sabemos que la vida es así y algún día podremos elegir por nosotros mismos y así equivocarnos para aprender.
Pero esto no puede seguir así, una tras otra, tú, yo, nosotros necesitamos tener un consuelo al llegar a casa, y eso, ahora mismo no es así. 
Yo lo siento por no poder hacer nada más, pero si tú te vas se me acaba el mundo. No sabría cómo reaccionar si no puedo volver a tener tus besos, si no vuelvo a tenerte entre mis brazos y si no vienes y me dices al oído que te hago feliz.
Sí, ya veo que no sonríes, porque no puedes pero te aseguro, te prometo, te juro; que llegará ese momento en el que tú misma te sientas libre y en el que puedas pensar que nada ni nadie te va a borrar tu sonrisa.



domingo, 19 de agosto de 2012

Qué es mejor...

Siempre me lo he preguntado y siempre me lo preguntaré.
Alguien experto en un tema, es lo mejor que te puedas encontrar; alguien que no puede poseer más sabiduría sobre ese tema. En cambio, ¿qué pasa con aquellos que no saben de nada pero saben de todo? Es decir, de esas personas que no son expertas en nada pero que en todo te pueden ayudar, aunque sea un poco.
No sé si me entendéis, pero es la mayor disyuntiva que tiene mi cabeza, y los pensamientos que crean solo se basan en ejemplos y experiencia.
Yo creo que todos aspiramos a saber de todo mucho, pero no; eso es imposible, solo grandes personas han podido alcanzar tal rango. Si quieres saber de algo, esfuérzate y lo conseguirás, pero intenta no ser un ignorante de todo lo demás.
Pondré un ejemplo, un médico, que solo se interese en medicina, en el campo que trabaja, que ignore toda la cultura que hay a su alrededor, que sea muy listo, pero que solo utilice su listeza para la misma cosa. Yo no me querría convertir en algo así, a mí me gustaría ser alguien abierto al mundo, a otras formas de pensar, y a las vanguardias que vayan surgiendo; a mí me gustaría salir, empaparme de cultura e intentar saber más de arte, música, cine..
Por eso digo que hay gente para todo; otro claro ejemplo es un manitas, alguien que nos puede solucionar cualquier cosa en un momento, pero que sabemos que no profundiza demasiado.
Y yo os digo, qué elegís ser en la vida; ¿Alguien que sea un experto en una materia o alguien que sepa de todo un poco?

Respuestas en algún comentario, ¡gracias!


miércoles, 15 de agosto de 2012

Una sonrisa y una lágrima

Habrá momentos, instantes en los que te gustaría perderte para disimular lo perdido que ya estás. Porque por mucha gente que haya a tu alrededor solo pocas personas sabrán que te ocurre. Aún así hay muchas veces en los que gritas y nadie te escucha, en los que luchas solo para que no puedan decir que te has rendido; en los que lloras de la poca fuerza que te queda o sonríes porque no sabes hacer otra cosa.
No es mentira que te encontrarás solo, ante tus propios problemas pero también habrá momentos en los que habrá tanta gente a tu lado que borrarán tus problemas de la cabeza.
Porque todos sonreímos, sonreímos hasta cuando lloramos; sonreímos sin fuerzas, sin ilusión, si ganas. Pero llorar, solo lloramos por lo que verdaderamente nos preocupa. Por eso, cuando estés solo y grites, aunque sea con la mirada y nadie te escuche; quédate quieto pensando que pronto las cosas mejorarán y ahí, en ese instante, en el que no hagas absolutamente nada será cuando escuches lo que quieres oír, cuando saques pecho y rompas todos tus problemas con una sonrisa sincera.
Porque yo lo digo y lo seguiré diciendo; siempre significará más una lágrima que una sonrisa de cualquier persona. Simplemente por el hecho de que las sonrisas son tan habituales que las lágrimas se han infravalorado.


martes, 14 de agosto de 2012

Prepárate

Prepárate para marchar, para marchar muy lejos. El largo recorrido que nos separa de tu boca y la mía.
Prepárate para todo, para volver a decir que no quieres que me vuelva a ir, para saber que me echas de menos, para que sea imposible oír mi voz.
Y sí, sigue preparándote, porque la vida da lecciones, giros y sorpresas. Prepárate y prepárame para cuando vea en tus pupilas las mías, cuando el sonido de nuestro corazón sea uno, para que cuando tu boca roce la mía se detenga todo, mi respiración, que se cierren los ojos, y prepárame para volar contigo de la mano.
Porque si te preparas para que me vaya, prepárate para cuando venga. Y no, no va a ser igual que antes, claro que no...



...va a ser mucho mejor.


viernes, 10 de agosto de 2012

Semana melancolía

Siempre he querido deshacerme de todo lo que me ata a la rutina. A mí no me gusta que no haya cambios; quiero saltos, lloros, risas, besos y abrazos.
Pero ahora es diferente, ahora todo es completamente diferente. No tengo ganas de nada, y todo me da igual. Estoy siendo alguien que no soy yo, y no me gusta nada.
Lo quiero cambiar, pero yo solo no puedo; necesito volver a hacer lo que siempre hago, romper con la rutina que siempre me persigue de cerca. Es difícil de entender, lo sé, pero mi rutina consiste en romperla y solo me quiero dedicar a eso, a dejar con la boca abierta hasta a aquella persona que crea conocerme.
Y ahora solo me puedo dormir, y soñar para poder despertarme a tu lado y que un beso tuyo difumine esta pesadilla que me ahoga minuto tras minuto.


miércoles, 8 de agosto de 2012

Contigo he ganado y vencido

Te vas dando cuenta de las cosas, de lo que sucede a tu alrededor; pero casi nunca de lo que sucede dentro de ti. Muchos tenemos miedo a pensar, a sentir, es como que nos queda grande algo al que siempre le damos motivos para volver a creer... en el amor. Yo no lo podía negar más, producía en mi un estado de ánimo que me gustaba, me hacía sentirme fuerte y nunca deteriorado. A si que sí, he ganado y he vencido.
He ganado sonrisas, momentos felices, abrazos, confianza y sobre todo he ganado el poder conocerte como realmente eres.
Pero también he vencido, he vencido mis miedos, he vuelto a atreverme a sentir y cuando no había nada, tu creaste un todo. He vencido contigo y si seguimos juntos creo que no perderé nada nunca más.
He conseguido verte los ojos y no poder parar de sonreír, abrazarte y sentir frío cuando te alejes, he conseguido todo lo que me podría imaginar y tú; tú me has conseguido a mí.


lunes, 6 de agosto de 2012

Un reloj para el pasado

Un reloj, que no marque la hora; que solo marque momentos, lugares, recuerdos, personas...
Un reloj que nos avise del pasado, de lo que queremos olvidar, aunque quizás lo tendremos que recordar.

Y si pido algo que sea eso;
que nunca marque un retroceso,
que solo me diga que en el progreso,
seguiremos con nuestros besos.
Que todo su peso,
caiga sobre nuestros huesos;
Que cree en nosotros un exceso,
tan increíble que mis labios toca,
mi felicidad con tu boca.


viernes, 3 de agosto de 2012

Para vosotros

Y al final llega ese día en el que te cansas, en el que piensas que no puedes más, en el que quieres inaugurar un camino en el que solo estés tú, con momentos nuevos, pensamientos, e incluso personas.
Y lo poco que sé, se basa en la felicidad o en la tristeza, y ahora, cuando ya te has cansado de lo que tienes a tu lado todos los días y todos las horas, no me queda otra que decir y gritarme a mí mismo que basta ya.
Porque si ellos dicen que no lo entienden, yo lo entiendo menos. Quizás deberían salir más a la calle, empaparse de esta normalidad de este mundo que para ellos parece nuevo.
La rabia, la impotencia y ocho lágrimas han escrito este texto, en el que algún día espero decir que me equivocaba con ellos.


jueves, 2 de agosto de 2012

Lo que yo siento...

Lo que yo siento por ti es tan fuerte como nosotros, tan profundo como nuestros sentimientos, tan grande como tu sonrisa y tan bonito como tus ojos.