domingo, 29 de diciembre de 2013

Hoy he venido

Hoy he venido a mis palabras,
he venido y me he encontrado
como cuando noto mis frías manos
calentarse en tu imposible cuello.

Hoy he venido y he llegado
a la hora de siempre,
en la que sello mi destino
de palabra y por escrito.

Hoy he venido a soñar y ver
que en París
la luna de miel
tiene envidia del lunes al amanecer
y mis palabras, sentir
por tu espalda, correr.

Hoy he venido a hacer temblar los suspiros
que el parpadeo del dulce otoño
guarda en tu boca
sin saber que el invierno es otro delirio.




domingo, 22 de diciembre de 2013

Es como tú

Es difícil explicar como algo tan pequeño
se ha convertido en las mejores preocupaciones,
mejores desvelos, mejores recuerdos, en lo mejor.

Es complicado escribirte una vez más
igual que antes,
porque los dos hemos cambiado.

Es imposible entender lo que dicen tus ojos
cuando me miran
y me vuelven a perdonar la vida.

Es bonito olvidarte y ver que no puedo
porque las marcas son demasiado fuertes,
duras, imborrables, incluso las de la piel.

Es valiente resucitar en tus manos
con el frío que hacía la noche que morí
y me quedé desnudo ante ti.

Es directa la bala que atraviesa mi mente
siempre que no sabemos despedirnos
aunque no haga falta, aunque el miedo nos haga suyo.

Es como tú, igual de difícil, complicada, imposible,
igual de bonita, valiente y directa;
es como siempre te he visto y como siempre te querré.

El baño del caballo, Joaquín Sorolla.

domingo, 15 de diciembre de 2013

No hay final

Dar de sí nuestras noches
y perdonar los pecados
que vamos a cometer.

Romper el mundo y quedarnos
en el trozo más pequeño
porque si estás tú, será el mejor.

Subrayar de mil colores tu nombre,
en mi carpeta,
y siempre terminar como empezó,
sin escribirlo.

Notar tu perfume vagabundear por mis sábanas
y frotar mis sueños contigo
como si no hubiera final.


R. R. D.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Volver

Pasa el tren, y tú en él,
y yo, como siempre, detrás.
Dejas tras de ti mi carrera
hacia ninguna parte,
hacia ningún lugar.

Pero en ese escondite al que llegas
llego yo también, exhausto
por beber la felicidad de tus labios
y saborearte todo el cuerpo.

En ese rincón, que aún no sabemos
ni donde está ni donde no está,
seguimos ignorando al tiempo
y declarando la guerra al destino.

Vuelvo a pensar en ti, en tu nombre,
vuelvo a recordar los gritos de tu mirada
y vuelvo a tocar tus manos, frías como la noche;
pero volvemos, sin saber cómo, ni cuándo, pero sí a donde.

De donde venimos es ahora a donde vamos,
y el escondite ya no es tan oscuro,
ni está tan lejos,
porque a tu lado estoy seguro de que nada es tan difícil.

Rene Magritte

miércoles, 4 de diciembre de 2013

El beso

Tu perfume hoy no ha dado tregua,
sigue impregnado en mis labios,
y yo, sin quererlo, no paro de saborearte.

El tiempo a tu lado es tan relativo
como el derroche que hacemos de él
cada vez que anochece y llega la hora.

La gente se va, tranquila, caminando,
por la acera, nuestra acera; y nosotros,
no, nosotros no, tú y yo,
nos ponemos nerviosos con cara de buenos.

Las palabras son tuyas,
y míos los puntos
aunque nunca quiera terminar.

Tenías razón cuando dijiste o gritaste,
y me susurraste con la boca cerrada
que tan solo la noche y el frío la abriría.


domingo, 1 de diciembre de 2013

Hay veces

Hay veces que te espero,
otras, en cambio,
sin quererlo, me voy.

Y te cambio por mil palabras desordenadas
noches y noches en vela
hasta que soplas y haces la oscuridad,
que me retuerce en mi propia soledad.

No me rodea nada
y aún así no estoy solo
porque algún día llegarás.

Estoy conmigo porque no llegas
pero cuando vienes me pierdo,
entre el frío de tus manos,
entre la ropa que te quiero quitar.

Hay veces que te espero,
otras, en cambio,
sin quererlo, te echo de menos.

Los girasoles. Van Gogh

domingo, 24 de noviembre de 2013

Nos quema

Doce y media de la noche,
Cenicienta duerme soñando
que su zapato de cristal
no lo haya roto el destino.

Nos quema el frío,
nos congelan los segundos
mientras que todo el mundo
se para cuando te sonrío.

La verdad, mi verdad,
sigue escondida en el final
de tus labios, que vuelven a empezar
al mismo tiempo que yo me vuelvo a perder.

Nos mata por dentro, el saber estar
concentrados el uno en el otro
pero nos olvidamos de nosotros,
aunque no lo podamos evitar.

La apuesta que juega conmigo,
la luna que asesina la noche,
el humo consumiéndose en tu boca;
porque no eres una más,
porque no serás una menos.

El beso, Gustave Klimt.

martes, 19 de noviembre de 2013

Anocheció

La noche de Madrid nos mata
como a dos gatos callejeros,
que creen conocerse y saber el nombre
de todos esos sentimientos
que ya ninguno tiene.

Golpear fuerte el corazón para resucitar,
y volver a nacer en tus brazos
para ver los mismos ojos
que me mataron, otra vez.

Nunca volvemos pero siempre vamos,
sin rumbo, sin meta ni hora,
sin palabras escondidas,
sin preludios de inmortalidad.

Pero yo he llegado a no poder dar
más de mí y robarte menos,
Y yo sigo buscando la fuerza de tu sangre,
que emborrona esta tarde
con el mismo color rojo
con el que te escribo que
Madrid nunca se olvida de anochecer.




domingo, 10 de noviembre de 2013

Golpeas fuerte

Noche que repite mis dilemas más profundos
porque te veo y no te encuentro
porque me miro y me pierdo.

Ojos profundos con cuencas vacías
esperando a que yo las llene de alegría
con el leve recuerdo de la soledad.

Si hay que estar solo, lo estaremos juntos,
si hay que morir, dormiremos al lado
y si hay que rezar
gritaremos libertad.

Golpeas fuerte, con tu pecho en el mío
y tus brazos desequilibran mi espalda
como aquella vez que tu cintura
no hizo el amor a la mía.

Y hacer contigo todo,
todo eso de la lista
que aún tengo que escribir.

Pero sé que terminará igual que empieza;
llenando tus pulmones de ilusión
y de mil y una noches sin dormir,
cada vez que me beses y no me dejes ir.

René Magritte, El espíritu del cómico.

viernes, 1 de noviembre de 2013

Noche resfriada

Entumecidas mis manos de rogarte que vuelvas
con las palabras que brotan desde mi corazón,
desangrado en la penumbra de una soledad maldita.

Me limpio el sueño con tu imagen distorsionada
que a veces hace que dude si fue real
aquel momento en el que nuestras miradas
escribieron futuro con mayúsculas
e ilusión con todas las letras.

Aún recuerdo el poema que te hice y olvidé
en algún vagón de ida a Atocha
donde te cruzaste de nuevo y tan solo pude
cerrar mis ojos y parar el tiempo.

Y ahora, en la penumbra de la noche resfriada
no veo el cielo estrellado,
ni las personas con prisa,
ni los tornos girando;
tan solo veo un recuerdo que se perdió
entre mil palabras y diez cervezas
por escupir toda la mentira
y destripar toda la verdad,
que dice y susurra,
que esta chica eres tú.

Omar Ortiz, Negras africanas pintadas al óleo

viernes, 25 de octubre de 2013

Labios

Interrumpirme y pensarte
diez segundos más,
que se hacen eternos cuando tus labios
gritan la palabra revolución.

Pararme a soñarte
una noche más,
cada vez que tus manos
se deslizan por mi espalda.

Retroceder para igualarte
y después avanzar a tu lado,
para ser 'uno' en el camino
y 'nosotros' en la meta.

Terminar la partitura
con la clave de sol
que alumbra el amanecer de tus ojos,
perdidos entre mis desordenadas palabras.


René Magritte: El amigo del orden.

sábado, 12 de octubre de 2013

Entrelazados

Sé que ya te has dado la vuelta.
Me falta valor para quedarme mirándote.
Me pongo el casco derecho,
después el izquierdo.
-Sigo pensando en ti.-
Quiero saber cómo estás.
Si también estás pensando en mí.
Encuentro en el frío de la noche
el valor que necesito
para girar la cabeza y mirarte.
-Te has ido, no estás.-
No te encuentro en ningún escondite.
Te has perdido.
Me has perdido.
Y como acabas de leer,
me gusta lo difícil.
Ir lento y quemarme despacio
con el frío cálido de tus labios.

Pablo Ruíz Picasso: El sueño


domingo, 6 de octubre de 2013

Susurrarte

Tú, yo;
hablamos de ti,
hablamos de mí,
pero sobre ninguno.

Sacamos la verdad a pasear
y al hablar se nos olvida pensar.

Dime qué quieres que te susurre
cuando tus ojos asesinan a los míos
y tus lentas palabras hacen el amor
a mis infinitos puntos finales.

Dime qué quieres que te susurre
cuando la distancia que nos separa
cada vez es menos,
como el volumen de nuestros pensamientos.

Pero dímelo.

Aparto la mirada y te deshaces de mí
como el vaho que se disipa en el aire.

Volvemos a nosotros;
tú, yo,
pero ya es demasiado tarde
para seguir mintiéndonos en cada suspiro.


domingo, 29 de septiembre de 2013

Yo

Torpedearme el camino con mi propia amargura
y sazonar los desvelos insaboros de esta noche
que propicia mi más débil y sincero
alegato de rebeldía.

Romperé las sogas que me atan
a los cuatro puntos cardinales
como los cuatro vientos
que me revuelven la conciencia
cada vez que no me encuentro.

Hoy no te necesito, musa, hoy estoy yo;
para saber lo que soy y donde estoy,
para terminar las cosas que quiero empezar,
para saber contenerme de la furia
que prevalece sobre mi máscara
más de valentía que de metal.

Por saber buscarme,
por encontrar mi sitio,
por encontrar el puzzle donde encajar
estas palabras se las dedico a la persona
que jamás me va a abandonar,
yo.

29/Sep/13


domingo, 22 de septiembre de 2013

Tu nombre como título

Esperarte tras el olvido
sabiendo que te escondes
tras las sombras de mis palabras.

Perecer después de noches de infortunio,
de lucha incesante contra ti,
contra mí,
pero jamás contra nosotros.

No sé como te llamas, ni tampoco quien eres;
quizás seas rubia o morena,
con los ojos azules, verdes o marrón otoño;
quizás seas para mí
y yo siga sentado esperándote.

Escuchando viejos discursos de viejos resabiados,
leyéndome todo lo que he sentido,
terminando esto que te dedico
y sangrando por poner siempre un verso más,
en la guerra que me concierne y me reaviva
desde el día que te soñé.


martes, 17 de septiembre de 2013

Cosas pendientes

Levantar la veda al fuego amigo.
Contar los pelos de punta de tu brazo
cada vez que te acaricio.
Evaluar del 10 al 0 nuestras noches.
Romper los muelles de mi cama.
Saborearte incluso la mirada.
Garantizar que nunca te olvidaré.
Terminar de recorrerte y volver a empezar.
Pintarte las noches de ilusión.
Encender el cigarro de después con el cruce de miradas.
Volver a mirar si me has enviado un mensaje.
Recordarte como nunca te he tenido.
Escribir dos segundos después de tu portazo,
y hacerlo tan bien que pueda guardar
tu locura en mi estantería.
Mentir cada vez que contesto que tú no eres nadie.
Hacer la compra y llevarte a casa.
Resucitarme después de matarme.
Saber derramar sudor por tu espalda
y besos sobre tu sonrisa.


domingo, 8 de septiembre de 2013

ESPECIAL II ANIVERSARIO

Buenos días, tardes y noches queridos lectores.
Un año más en esta fecha os escribo para poder dar las gracias a todos y cada uno de vosotros por hacer de este pequeño proyecto cada día algo más grande.

Hace dos años empecé a escribir y hoy aún recuerdo lo ilusionado que estaba porque no ha cambiado esa sensación. Sinceramente, el blog y la escritura se han convertido en algo muy importante para mí. Supongo que muchos de vosotros también tendréis alguna forma de desahogaros con la rutina, el futuro o los errores que no paran de perseguiros; quizá con la pintura, la música, la fotografía... y por eso siempre intento combinar mis humildes palabras con imágenes o canciones.

Aquí he visto quien ha estado desde el principio hasta hoy, también hay personas que me han ayudado a seguir hacia delante pero si busco dentro de mí tan solo me quedaría con todos aquellos y aquellas que me han inspirado las palabras más sinceras que siempre clavo sobre el papel.



Ahora mismo podéis ver en mí la faceta más interior, y también podréis comprobar que mis últimos textos no tienen esa chispa de rebeldía que los anteriores. En cambio, he mejorado la manera de expresar la soledad, la tristeza, le felicidad e incluso el interés por algo que se escapa de mis manos.

Me atrevo a entregaros un poco más de mí, ya que sacáis de un interior carcomido por la rutina y una soledad tenue que oscurece todas las noches todo aquello que le sobra e intenta regalar al mundo.

Dejando a un lado mi escritura os enumeraré quince cosas sobre mí que me gustaría que conocierais.
1.- Me encanta el piano y el violín
2.- Mis animales favoritos son el toro y el caballo.
3.- Siempre tengo claras mis preferencias.
4.- Juego bien mis cartas, aunque normalmente están boca abajo.
5.- Lucho por lo que considero justo, quizá demasiado.
6.- Admito que no sé nada pero he aprendido mucho.
7.- Me inspira más la tristeza que la felicidad.
8.- Creo que hay personas que nunca se van de tu vida.
9.- Me cuesta mucho escribir los títulos.
10.- Toco antes el suelo que el cielo.
11.- Pienso que el futuro es demasiado incierto como para quedarse parado.
12.- Al hablar con ella noto el cosquilleo en la tripa como si fuera un niño pequeño.
13.-Me pongo nervioso en los momentos menos adecuados.
14.- Si hay algo que valore sobre todo lo demás es la lectura y la escritura.
15.- La mentira no existiría sin la verdad.

Hasta aquí puedo leer...
El año que viene habrá más cosas que podréis descubrir de mí.

Ahora pondré las entradas más visitadas durante estos dos años:
NO ME CONOCES: 546 visitas
Un reloj para el pasado: 291 visitas
Hoy puede ser un gran día: 252
Siempre: 186 visitas
Reflexiones #1: 87 visitas

También podré las entradas que más me han gustado en este año:
Tu recorrido
Recopilatorio de tus curvas
No te quiero

Y por último aquí está la entrada del I aniversario.

De nuevo agradecer a las musas que se fueron y a las que quedan por llegar todo lo que han conseguido tanto en mí como en mi ilusión.
Hasta la siguiente.


jueves, 5 de septiembre de 2013

Empezar a terminar

Nunca te he pedido algo imposible
pero los dos sabemos que lo difícil
siempre ha hecho que nos superásemos.

Sin embargo, ni tú ni yo hemos estado
ni seguros de nada,
ni satisfechos con algo,
ni mucho menos cuando nos necesitábamos.

Jamás supimos llevar el ritmo del otro
cuando ni si quiera sabíamos lo que era un compás
pero,
pero,
nos complementamos como nunca.

De nuevo resurgen no de sus cenizas
pero sí de los recuerdos
la  razón por la que te volví a escribir.

Y ahora cuando creo que estoy terminando
comienzo a pensar que lo más probable
es que vuelva a estar empezando.





sábado, 31 de agosto de 2013

Hemos quedado

Hemos quedado a menos veinte
pero tú te has presentado mucho antes
en mi cabeza.

Cabizbajo me susurro que mañana
tendremos la cobertura que hoy nos falta.

Te llamo y me cuelgas
aunque soy yo el que cada vez
está más colgado de ti.

Resumiré todo lo que se me
pasa por la cabeza
en tan solo una palabra
y mil sentimientos:
tú.

Ya es la hora y el miedo
hace que nuestros cuerpos se besen
pero sigan sin encontrarse.


lunes, 26 de agosto de 2013

Como tú

La música alta
como la cabeza.
El libro abierto
como mi mente.
El papel ardiendo
como mi ilusión.
El estuche cerrado
como tus ojos.
La cama deshecha
como las promesas.
El corazón rápido
como nuestras noches.
La tinta corriendo
como el tiempo.
El mejor símil que te describe,
como la mejor flor
que nunca se marchita.


lunes, 19 de agosto de 2013

Olvidada eternidad

Que me devuelvan tus ojos
la locura que tras de ellos se esconde.
Que tu espalda,
circuito de carreras para mis caricias,
deje de mirarme así.
Que mis palabras paren de tambalearse
cada noche que te escribo.
Que mis renglones dejen de recordar
que alguna vez fuimos nuestros.
Que tu mirada me envíe
al país de nunca jamás
donde poder quererte sin miedo.
Que los tachones dejen de decirme
que tu nombre es innombrable.
Que me mates para devolverme
las mil noches que me has robado.
Que suspires cada vez que me veas
perderme para encontrarte.
Que te equivoques
cuando me digas adiós.
Que se silencien nuestras locuras
para poder olvidarte
como te mereces;
diciendo la verdad
y repicando un beso tuyo
que se quede para
nuestra olvidada eternidad.


viernes, 16 de agosto de 2013

Y sin embargo

Esta vez dejaré que el título
lo escribas tú.
Esta vez me iré desnudando
en cada palabra
que no te dedique.
Esta vez conseguiré olvidarme
del fracaso que me acompaña
cada vez que te hago caso.
Y sin embargo, me gusta.
Esta vez serás mía,
y del mundo entero,
serás lo que siempre quisiste
en mis brazos.
Esta vez haré justicia
con la injusticia
que devora tu vida
igual de rápido
que se cumplen tus deseos.
Y sin embargo, me gusta más.
Esta vez se encontrarán
nuestras ganas de emborracharnos
con dos botellas de vodka de frente
y al lado, tú,
mi droga favorita.
Y sin embargo, me gustas.


martes, 13 de agosto de 2013

Improvisando

Escrito una noche de verano con la colaboración de @oscarbarrio3 autor del blog 352 noches.

Nos sentamos a esperar
y a observar las estrellas
que en este martes trece
se empeñaron en desvelar
la esperanza
y atormentar las conciencias
de dos iluminados desesperados
en encontrar un lugar
en la mala suerte
y la buena conciencia
que ninguno de ellos
se atrevió a aceptar.
Aceptaron, si,
sus vidas sin sentido
de locuras pasajeras
y tormentas de verano
mientras a sus espaldas
el mundo no aguantaba.
Ellos encerrados
en tres cervezas/hora
brindaron por el desastre.
El desastre que tras su espalda
ya no había quien evitara.
las estrellas caían a sus pies,
las cervezas se descorchaban
creyendo que el champán
les iba a salvar
de ellos mismos
y del desastre que se fraguaba
en la mayor ignorancia
de la felicidad que corría
por sus venas.
Pero las venas,
pura incertidumbre,
ya eran insensibles
sólo volvían a marcarse
cuando llenas de tinta
estallaban...
Estallaban,
sin más síntoma
que estos versos.



domingo, 11 de agosto de 2013

Mi recibí

Dale al play que la noche empieza.
Hoy, a 11 de agosto del 2013, siendo las 0:01, certifico que he recibido el golpe de realidad que necesitaba.
La canción dice que todo pasa
y que todo queda,
y aunque nunca he creído
que lo nuestro es pasar
ahora empiezo a verlo muy cerca.
La situación es la siguiente:
En un mes empezaré
el curso más largo, duro, importante
y espero que satisfactorio
de toda mi vida.
Las chicas son muy fugaces
para marcarme por las noches,
y sinceramente,
tan solo necesito una
que me devuelva la ilusión
que me ha robado otra.
La madurez viene mañana tras mañana
a escupirme a la cara
(y al alma)
que las personas importantes
merecen la justicia
que las puedo prestar yo.
Tengo todo lo que necesito
pero no soy feliz.
Tengo a la gente que necesito
pero no a quien quiero.
Tengo las oportunidades que necesito
pero no a tiempo.
Tengo la mejor canción del mundo
entre mis manos,
gritando que quiere ser escrita
pero la realidad es tan fuerte
que mi poesía ha dejado de rimar y morir
para empezar a volar y sobrevivir.

Firmado: Una noche de perseidas.


viernes, 9 de agosto de 2013

-te.

Dime como pegar 
todas las cartas
que ayer inconsciente
rompí.
Dime como conseguir
todas las fotos
que ayer inconsciente
borré.
Dime como recordar
todos los sueños
que ayer inconsciente
soñé.
Dime como guardar
todos los deseos
que ayer inconsciente
pedí.
Dime como deshacer
todas las tardes
que ayer inconsciente
olvidé.
Dime como terminar
este texto
que ayer inconsciente
escribí.
Dime como dejar de
recordarte,
soñarte,
guardarte,
pedirte,
olvidarte,
terminarte,
escribirte.
Dime como olvidar-
-te
aunque parezca
que inconscientemente
sea la única manera de hacerlo.


sábado, 3 de agosto de 2013

Contigo

Vivías y morías entre tus propios mundos, entre tus propias piernas. Unas cuantas fotos bien hechas delataban todos tus temores y aquellas citas, que se adecuaban demasiado bien a tu vida, recorrían todos y cada uno de los poros de mi cuerpo. No podía imaginar que tu cama estuviera tan sola durmiendo un cuerpo vacío. Jamás llegué a entrar en tu habitación, ni en tu casa, ni si quiera en ti, pero si lo hubiera hecho tan solo me hubiera gustado encontrar la respuesta al por qué de esas cicatrices tan abiertas, al por qué del 'quiero salir de aquí', al por qué del 'ojalá lo hubiéramos hecho antes'. Pero nos equivocamos.
Nos equivocamos tanto que nos llegamos a querer, pero nunca acompasados. Nos equivocamos en la forma y el tiempo. Nos equivocamos en que tú estabas muy lejos para mí y yo estaba demasiado cerca para ti.
Lo echamos todo por la borda, ese ''todo'' que aún no sé qué es. Espero que algún día sepas lo mucho que me gusta pensar todo aquello que nos dejamos por hacer, porque así tengo la esperanza de que me quedan cosas por delante, contigo.


martes, 30 de julio de 2013

Me tengo que ir

Una mesa de cinco patas, un té de menta, vistas increíbles, una silla que cojea, boli y papel. Empecemos.
Hacía tiempo que no me sentía así. últimamente tenía el problema de una soledad malacostumbrada para mí. Pero ahora sigo solo con la pequeña y simple diferencia de que eso es lo que quiero.
También me gustaría tener las cosas claras, pero supongo que es mucho pedir. Quiero centrarme en lo importante, en lo que en el futuro me servirá para poder decir que no tomé demasiadas decisiones erróneas.
Y ahora me pregunto que dónde acabarán estas palabras. Me gustaría pensar que estarán escritas en la habitación de ese chaval que escribe solo en su cabeza, pero lo que de verdad veo es que se irán perdiendo con el paso del tiempo, como todo.
Leo y releo estas oraciones, pago el perfecto té, acabo de beber, me levanto de la silla y sin querer doy un golpe a la mesa que ni se inmuta. Lo siento, pero me tengo que ir.


lunes, 22 de julio de 2013

A esa hora

Supérame en cada desliz y destornilla mis pensamientos del corazón. Olvida el miedo que te envuelve a perder el juego que tú misma has creado y encuentra el valor necesario para empezar a ganarme a mí.
Olvídate de los personajes, no tan fantásticos, que has creado en tus sueños y pesadillas en las que tan solo salgo yo. Permíteme adentrarme en tu paraíso por el iris de tus ojos, primero de frente, para ver lo que piensas, segundo, para abajo, para ver si tu corazón no ha dejado de latir al tenerme tan dentro de ti.
Recuerdo bien la primera vez que nos vimos, sin preocupaciones el uno por el otro, sin saber qué es lo que pasaría en el futuro, pero sí lo que nos gustaría que pasase.
Allí, los dos plantados, sin saber dónde meternos, sin el abrigo de tus abrazos, sin la pequeña y humilde ilusión de que te pusieras en mi lugar; a esa hora, a esa hora en la que todas las noches nos engañamos a nosotros mismos y saca de nosotros los deseos más secretos, aquellos que tenemos miedo a desear.
Las 00:00.


domingo, 14 de julio de 2013

Ya no estás

Quizá debí aprender de la verdad mucho antes pero aún no he aceptado que ella sea más fuerte que yo. Quizá deba olvidarte como una más, incluso deba recordarte como una menos.
El tiempo pasó, y con él lo hiciste tú; espero que no tengas la insensata idea de volver porque lo harías en un tiempo que no es el tuyo.
Quizá la noche nos supere, a los dos. Quizá las palabras que te puedo dedicar se te queden cortas. Pero no lo creo, porque contra toda expectativa ya no estás.
   No estás como la ilusión que te acompañaba.
   No estás como esas noches de insomnio contigo pero sin ti.
   No estás porque te fuiste, y porque te fuiste no estoy yo.
El mundo debe saber que quererte es demasiado arriesgado, al igual que intentar entenderte, pero detrás de esa carcasa dura se encuentra una persona demasiado débil, demasiado poco curtida con las mentiras que nos rodean.
Ven y hazme sentir que estás, pero si te vas no me vuelvas a olvidar.



jueves, 11 de julio de 2013

Noche asesina

Hoy sí que vengo para no irme, para que no me dejes marchar como aquellas noches borrosas por culpa de un nosotros que nunca se cumpliría.
Quizá el problema fue que te tenía tan cerca que me tapabas lo demás, pero tampoco conseguía verte a ti. O quizá no. Admito que hay veces que recordaba tu sonrisa, tu incesante parpadear de ojos, el reclamo de tus labios para mis mejores palabras.
Aún así, parece ser que no eres tan diferente a las demás, porque también te fuiste.
Hay días que me gustaría estar a tu lado, hay noches que sueño con dormir contigo; y cuando me despierto y me duermo tengo la sensación de que no tengo lo que me merezco.
Te contaría los secretos mejor guardados de mi cama, te cuidaría para que cuando te vayas sepas por donde volver. Pero el problema no éramos tú ni yo, ni si quiera un nosotros; sino que no era capaz de creer que tenía tan cerca aquello que buscaba.


lunes, 8 de julio de 2013

Las musas

Las musas parece que se van contigo, en vez de venir. Me quitas lo más valioso que tengo.
Quiero recordar la locura que te llevaste contigo, tu ingrato agradecimiento al cobijo que te daban mis palabras. Quizá te hayas ido para dejar algo mejor, aunque parece que te sigo esperando.
Tú me dabas vida, me devolvías la muerte para poder utilizarla siempre que quisiera. Tú me dabas la satisfacción  de imaginar cosas imposibles y sueños inalcanzables.
Pero todo ha cambiado, tú no eres la misma y por ello yo tampoco, me gustaría pensar que tan solo estás escondida.
Te busco y no te encuentro, y cuando parece que estás a mi lado te vuelves a fugar en el momento más inesperado. Me pones las cosas muy difíciles mientras que te ocultas, pero aquí me ves, aparentando hacer lo mismo que hacía contigo. Pero sin ti.
No te culpo de huir pero por una vez pensé que algo me pertenecía y aunque las cosas tienen el valor que uno mismo les da yo no soy capaz de defenderme sin tu luz.
Vuelve y resucítame, como quieras, donde quieras, pero hazlo ya, por favor.
A ti, imaginación, que diste alas a unas musas que me matan cada vez que no están, te pido que vengas y me hagas sufrir como antes, sentir que era el rey de mis palabras.


miércoles, 3 de julio de 2013

Génesis de nosotros

Primero fueron las miradas, luego los momentos, y después la despedida.
Primero estuvo el viento golpeando nuestra mente, puesta el uno en el otro, luego la tormenta de nuestros ojos y por último el pequeño resplandor de nuestras caricias.
Primero no hubo nadie, pero estaban todos, luego llegó el tiempo e hizo justicia, y al final estamos solos sin saber dónde.
Al principio era una insaciable monotonía, después un dormido letargo y para dormir llegaste tú.
Antes de todo y de nada sabía que la eternidad solo existe escrita, después supe que los pequeños detalles hacen milagros, y para despertar llegué yo.
Para empezar, solo estábamos tú y yo, para terminar, solo teníamos lo que necesitábamos.


domingo, 30 de junio de 2013

Historia efímera

Nuestra historia no tuvo tiempo para empezar, tan solo terminó.
Solo estaba yo, pero en mi mente estábamos los dos, viendo romper las olas que hacían temblar los besos que nunca nos daríamos, haciendo perder todos los recuerdos que nunca llegaríamos a tener.
El viento era fuerte, pero tú seguías ahí; conmigo pero sin mí.
No había mar, pero con tu sonrisa seguro que sería dulce. Las gotas resbalaban dejando su estela redondeada en el agua. Y caían. Y seguían. Y más rápido cada vez. Aunque tú no lo sabías, hacían retumbar las miradas que jamás veríamos el uno en el otro.
Era un sinsabor, un sin sentido, pero jamás un 'sin ti'. Era el mejor vaivén que había imaginado mi mente.
Y allí seguía yo; sin ti y conmigo solo, sin mí y contigo a solas. Viendo que eres una flor imposible de alcanzar, y aunque seas la mejor flor de toda mi mente también eres la que más espinas tiene.
Así me desperté, sabiendo que no me pincharía contigo, pensado que el día que tú misma te caigas yo estaré al final con las mismas fuerzas que las olas de nuestro mar dulce nunca me darán.


miércoles, 26 de junio de 2013

La noche más corta


Si quieres perderte, sígueme.
Si quieres salvarte, mírame.

Róbame un suspiro,
y verás como revivo.

Concédeme este baile
que dejamos a medias,
para ajustarme a tu cintura
para sufrir tus caricias.

Inhalarte y espirarte,
y mudarte sin irte.
Salvarte y olvidarte,
y despertarme sin dormirte.

Desmayarme en tu sonrisa,
perderme en tu camisa,
y encontrarme en tu risa.

Saber que no te irás,
me hace temerte más.

Devuélveme mi cordura,
regálame nuestra locura.
Arráncate la ternura
y clávame  tu dentadura.

Resúcitame de esta muerte,
que me mata sin ti.
Gastémonos la mente
pensándonos sin sufrir.

Y que muera el tiempo
en nuestras manos,
ese que no sabe mentir.
Ese que cuenta los años
además de los daños.

Y hace una ilusión a la justicia,
sin pararse ante la codicia.

Curemos este silencio
que lleva de luto desde 
Septiembre.
Agonizando en cada intento,
de noche derramada,
que sale en cada palabra.

Rompamos aquellas  miradas
para convertirlas en guirnaldas
que adornen estas ruinas.
Que se pasean 
desde tu balcón a mi rincón,
que desconciertan mi agonía.


(Escrito en colaboración con L. McCartney, autora de Las 7 notas de la escala (de grises).




sábado, 22 de junio de 2013

Tu recorrido

Siempre he empezado por tus ojos, tus verdaderos pero fugaces ojos, armas de matar. Bajo por tu pequeña consciencia hasta los labios, que los recorro como si no hubiera un mañana. Me encantan.
Pero nada es eterno, ni si quiera la libertad que expresas con tus manos. Incansables, insaciables, intocables manos que no escriben, no señalan, no hacen nada fuera de lo normal, tan solo gritan.
Al fin y al cabo me dejas fuera de lugar, aunque no hay ningún lugar más lejos que tu mirada.
Sigo, ahora el que tiembla soy yo. Nunca se me han dado bien las mujeres, y parece ser que tú menos. No sé como acertar con tu sonrisa, quedar con tu mirada o transnochar con tu boca. No sé porque no me has enseñado.
Tus piernas son como un largo recorrido hacia el final de algo muy bueno. Me gustaría recorrerlas de una manera lenta, sin tocarte, sin que sepas que estoy ahí; tan solo que notaras mi leve suspiro al darme cuenta de que lo más bonito que tienes no se puede recorrer.
Ni tampoco tiene fin.
Ni tampoco está fuera de ti.
Lo más bonito que tienes es que no sabes lo que quieres, ni por donde vas, tampoco lo que dejas tras de sí, pero lo que más me entusiasma, es que después de matarte por las noches, pueda escribir esto sobre ti antes de dormir..
Tu libertad no te convierte en persona, tu libertad no piensa, tu libertad escupe hacia dentro; por eso no eres tan solo una persona, sino que además, eres especial.
Por eso y por poco más, no es la noche apropiada para empezar a escribir y no terminar.


sábado, 15 de junio de 2013

Tiempo de discordia

Es verdad que me equivoqué cuando subestimé al destino, también me equivoqué cuando dije que la vida es justa y cuando pensaba que todo iba bien.
En algunos momentos no sé que hacer, me siento indefenso en la situación que esté; supongo que la vida es la única que nos enseña a vivir.
Parándome a pensar las cosas detenidamente he visto que se me ha olvidado como mentirme, como decirme las peores verdades sobre mí, como escribir hacia la persona que siempre va a estar a mi lado, yo mismo. Ya no me preocupa lo que vendrá mañana, sino como estoy hoy; no me preocupa lo que ocurrirá en el futuro si no es peor que el presente.
Pero aún así no he conseguido descubrir y encontrar lo que tanto ansiaba. El mínimo ápice de ilusión detrás de un esfuerzo que nunca me ha abandonado. No he encontrado una verdad por la que luchar.
Sé que estas palabras no son lo que eran, porque todo ha cambiado; sé que lo único que tengo que hacer es  reinventarme en mis mejores sueños, sé que mi cabeza no para de gritarme que es tiempo de discordia.
Roma no se construyó en un día, pero lo que más daño hace es que sí se quemó en una noche.


viernes, 31 de mayo de 2013

Ten cuidado

Hay veces que me pregunto hacia donde voy, hacia donde vamos. En cambio, otras veces no lo quiero saber.
Me gustaría además de ver, encontrar un motivo por el que salir de una rutina que me protege pero que a la vez no me deja escapar de ella misma. Supongo que cuantas más preguntas tienes acerca de todo, encuentras menos respuestas, al menos eso quiero pensar. No sé qué es lo importante porque parece que ha desaparecido de mi camino, tampoco sé lo que quiero de nadie, excepto de mí mismo.
Quiero encontrarme en este mundo que cada día me pierde más.
Quiero asustarme por lo malo y alegrarme por lo bueno.
Quiero algo y alguien que hagan que la noche y el día se confundan.
Queremos lo que no tenemos, y yo tengo muy poco.
La verdad, mi verdad, cambia constantemente de un momento para otro. Jamás he podido expresar lo que siento con una palabra, ni si quiera ahora mismo, ni tampoco he sentido lo mismo dos veces seguidas. Por lo que veo la vida es demasiado complicada como para tratarla bien.
Ten cuidado en esta guerra, que algunos si no matan parece que se mueren.



domingo, 26 de mayo de 2013

Interiorizando

A mí me han enseñado muchas cosas que la vida ahora me arrebata. Yo pensaba que el dinero no daba la felicidad, pero parece ser que es lo más importante para conseguirla; también creía que la vida sería justa, pero cada día veo que eres tú el que tiene que ser justo con la vida.
Parece mentira que alguien con tan poco experiencia en todo esté hablando sobre la vida, ¿verdad?
Hace poco me preguntaron sobre mis miedos, una pregunta atrevida, pero no dudé, dije que yo mismo. Tengo miedo a defraudar, a no saber valorar, a sentirme solo y después conseguir estarlo.
Hay veces que no me creo lo que pasa, parece que alguien nos marca el camino y nadie lo puede cambiar. Jamás me ha gustado el destino, ni nadie ni nada que me dijese cómo iba a ser mi futuro, pero me derroto al ver que las cosas no tienen su correcta recompensa.
Al fin y al cabo hay pocas cosas importantes en la vida; quizá la verdad, la justicia, la felicidad, o incluso el temor. Pero yo no lo sé aún, no sé por qué me miento, no sé la razón de mi sonrisa, pero lo verdaderamente duro es ser demasiado consciente del por qué de mis lágrimas.


miércoles, 22 de mayo de 2013

Tu recuerdo imborrable

Los ojos se me iluminaban y yo no sabía hacia donde mirar.
Había perdido toda la razón que siempre había tenido a mi lado; el destino me la robó.
Me sentía solo en un mundo de zorros. Impotente al saber que ya nada iba a ir hacia atrás.
Recuerdo que estaba escuchando la canción más triste que existía en ese momento; y de repente ocurrió lo que tenía que ocurrir.
En este tiempo he podido ver que la vida no hace justicia, ni que el tiempo pone a cada uno en su lugar. Hay personas que tienen la suerte que les falta a los demás.
Es un sentimiento de rabia, repulsa, de muerte hacia esos pequeños ojos entornados que ya casi no se abren. Es el miedo pegado en mi piel a verme abocado a un futuro de desilusiones constantes.
Lloro, grito, mato cualquier abismo de indiferencia; pero me siento tan lleno conmigo mismo que estoy seguro de que nunca perderé tu recuerdo...
...borroso, fugaz, emotivo, fantasioso, importante y eterno, como tu mirada fijada en mi corazón, como tu mano guiando a la mía. Abuelo.





lunes, 20 de mayo de 2013

No me esperaba

Supongo que hay veces que las palabras sobran.
Admitir que la casualidad y que todo tiene un por qué tiene consecuencias tan difíciles como las que ahora relatarán mis manos.
No me esperaba que los golpes me hicieran más fuerte, ni que las derrotas fueran más importantes que las victorias. La vida te enseña a vivir, pero para que yo tan solo aprendo a morir en cada segundo que cierro los ojos. Ya no hay nada de ilusión, ni de esperanza; pero tampoco queda nada de esa cobardía y ese temor que me dejaba atrás cuando todo progresaba.
Me doy miedo, porque no sé entenderme. Me da miedo el complicarme más las cosas, no saber salir de un laberinto que no existe.
Tampoco quiero dejar de creer en el futuro; que es lo único que nos queda. Tampoco quiero perderme en mi forma de pensar, en mis noches imperdonables; en el tiempo que me mata y en las miradas que me resucitan.


miércoles, 15 de mayo de 2013

Por un lado

Perdido entre confusiones que van, que vienen, que se quedan y que aúllan. Sin saber lo que tengo que hacer, lo que debo, lo que me apetece, e incluso lo que quiero.
Hay veces que el viento me dice que he perdido todo lo que tenía, pero otras, en cambio, me grita que rendirse es de cobardes.
Por un lado odio todo...
     Odio tener que hablarte sin mirar.
     Odio que todos los días sean lo mismo.
     Odio tu mirada asesina y tu subconsciente dormido.
Pero las cosas cambian, y es un sentimiento fuerte, bochornoso, que me atormenta las noches aún más. Diría que es indescriptible pero creo que es el que mejor me describe a mí mismo.
He perdido muchas cosas, no sé reaccionar, el valor sigue firme pero sin sobresaltar, las ocasiones pasan y yo buscándolas, no me paro a observarlas.
Quizá lo que tengo que hacer es lo que me dicen, quizá lo que debo hacer es lo correcto (¿pero para quién?), quizá lo que me apetece hacer es desaparecer y volver cuando llueva menos, es incluso, quizá lo que quiera hacer sea volver a empezar de cero. Sin ti.


viernes, 10 de mayo de 2013

Mis verdades

¡Qué falsas son mis verdades, traicionándome cada vez que cierro los ojos!
La verdad existió antes que la mentira; pero parece ser que las cosas cambian tanto como para hacer que una mentira produzca más que una verdad.
Son tan importantes que me dan miedo cuando desaparecen, porque siempre han vuelto todas juntas y en el momento menos esperado.
Pero con eso, intento ir un poco más lejos, centrarme en mis verdades o mis no mentiras.
Ojalá pudiera elegir lo que quiero ver, escuchar, notar y sobre todo pensar. Pero la verdad mueve el camino que yo sigo.
Verdad solo hay una, y aunque no tengo prisa quiero descubrirla ahora, que la necesito.
Las verdades no son como los sueños, pero también se cumplen. Las verdad hace justicia y la justicia defiende la verdad.
Por otro lado, las mentiras siempre serán mentiras, pero las no verdades perseguirán cada uno de mis pasos, haciéndome más fuerte en cada minuto que pasa, creándome una fortaleza que tan solo se puede mantener llevando la verdad por delante.
Te tengo miedo cada vez que me hablas y me miras; porque me hablas sin mirarme y me miras sin hablarme. Y por esta noche, es la verdad que más temo al despertarme.


lunes, 6 de mayo de 2013

El tiempo y su verdad

Qué hay de verdad en el tiempo, si me mata cada vez que me mira y me viola.
Tan solo quiero que vuelva la ilusión que necesito, esa que se esconde donde no busco.
Quizá el problema esté en mis preguntas, porque ninguna respuesta me ha valido.
     Ni una canción, ni una noche, ni un susurro.
Tan solo quiero que vuelva igual que se fue, matándome en cada instante, dejándome indefenso ante este mundo corroído por las mentira.
     Ni un beso, ni un sueño, ni una mirada.
Tan solo quiero que llegue y que me haga daño para poder guardarla donde nadie se fija. En el punto final.
    Ni un amanecer, ni una cama deshecha, ni una despedida a destiempo.
No te encuentro, pero me empeño en seguir buscándote.
Aparece, vuelve, hazme daño, perdóname; pero no dejes que la verdad y el tiempo me maten como lo están haciendo.




miércoles, 1 de mayo de 2013

Recopilatorio de tus curvas

El otro día no paraban de silbar las ventanas del viento que levantábamos cada vez que nos mirábamos.
Las verdad es efímera, y nuestra verdad está tan escondida que he llegado a pensar que es mejor vivir en una mentira. Pero no, sigo igual que nunca o como siempre, estoy aquí, buscando letras nuevas para poder gritar algo que no quiero oír.
Aunque las cosas han cambiado, y entre ellas nosotros mismos, tu sonrisa sigue igual de bonita.
Un día pensé que tu duda sería mi confusión, que tu valor sería mi meta; pero una vez más, me equivoqué. Me desperté y vi que tu amanecer empezaba cuando terminaba el mio. Por eso nunca negué que fuimos polos opuestos.
Ahora he aprendido muchas cosas, aunque las penas, de alguien como yo, se siguen acumulando en unas lágrimas que no caen. Antes me movía demasiado, me movía respecto al mundo; pero mi mayor obsesión está en ese drástico cambio, tanto mío como del mundo, mi pregunta existencial. Cómo han cambiado las cosas para que ahora el mundo se mueva respecto a mí.
Supongo que había demasiados fantasmas, aunque era simple, el único monstruo que tienes que matar por mí soy yo mismo. Por eso cuando te veo no me encuentro, por eso cuando te miro te pierdo.
Aunque por otra parte, soy el mejor de tus dilemas.


sábado, 27 de abril de 2013

Ser y/o estar

No sé por donde empezar, ni como terminar.
No me gusta que todo lo que considero importante sea siempre de la misma manera. Aunque así aprenderé a desenvolverme bien fuera de esta rutina que me protege pero a la vez me mata.
No quiero perder el tiempo, aunque parece que es el tiempo el que me pierde a mí. La sensación de robarle un segundo al minuto más intenso, un minuto a la hora que parece interminable y conquistar una mísera hora en la que pensar todo lo que queda por descubrir, luchar y ganar; esa sensación, es grandiosa. Quiero violar las similitudes de mi pasado para hacer de mi futuro algo muy incierto.
Todo cambia y tengo un problema con mi inmovilidad hacia esos cambios; pero si estoy así es porque sigo siendo el mismo, porque he afrontado mis principios con todas sus consecuencias.
Y si se puede sacar algo bueno de todo esto, que espero que algún día piense que no fue nada; si hay algo es que he aprendido demasiado bien la diferencia entre ser y estar.
Yo no soy como estoy.


domingo, 21 de abril de 2013

Para sentirme justo

Si te soy sincero, no me esperaba nada de esto.
No me esperaba encontrarme tan agobiado por algo que tan solo existe en mi imaginación, ni tampoco que de la noche a la mañana cambiaran de este modo las cosas.
Pero si te soy aún más sincero, me encantaría mirarte a lo ojos, y que me ganaras al primer segundo, cogerte de la mano y que se parara el mundo. Me encantaría tenerte como nadie te tiene, pero el problema es que te tengo tan cerca que casi no te veo.
No encuentro ninguna facilidad para salir de un hoyo que no veo, aunque últimamente casi todo lo que encuentro lo pierdo en seguir buscando.
Las mentiras relucen en tiempo de confusiones, y las verdades se esconden debajo de la almohada.
Aunque para que me sienta de verdad justo conmigo mismo, necesito que leas esto...

Y para nuestras miradas, una guerra interminable.
Y para nuestros gritos, el beso más ensordecedor.
Y para lo que no tienes, mis mejores sueños.
Y para lo que no tengo, una promesa incumplida.
Y para ti, y para mí, un nosotros que devuelva lo que perdemos al dormir.


jueves, 18 de abril de 2013

Con y sin

Sonabas demasiado fuerte en mi cabeza y acabaste por salir corriendo de ella.
Me siento vacío, solo, indefenso. Quizá tan ciego como ilusionado. Quizá tan perdido como olvidado.
Las verdades han dejado de doler para matar, pero se fueron y no han vuelto.Aunque aquellas preciosas no verdades siguen revoloteando en un espacio que no es el suyo.
Necesito un fin, una meta, otro sueño. 
Algún día pensé que las cosas iban a cambiar, y han cambiado. Nunca me he arrepentido tanto de querer algo, pero hay que lidiar lo que tenemos para poder seguir aprendiendo de las lágrimas y disfrutando de las sonrisas.
Quiero tenerlo claro, pero no es así. Siempre me he considerado una persona con las ideas firmes, bien argumentadas y totalmente justas, pero de nuevo las cosas cambian. Me veo débil, indefenso contra esta agónica monotonía que me minimiza hacia lo irreductible. 
Busco sin saber el qué, pero el día que me encuentre una pequeña pizca de ilusión, la mínima oportunidad para hacer que las cosas vuelvan a cambiar, la aprovecharé.
Me siento perdido, desorientado en un mundo que parece que no es el mío; estoy con todo y sin nada, perdiendo lo que no tengo por lograr lo que creo que quiero.


domingo, 14 de abril de 2013

Mi tiempo y yo

El tiempo pasa y no perdona. El tiempo pasa y nos mata.
No sé nada de la vida, pero no paro de jugar al escondite con ella, aunque siempre acabe encontrándome.
Cada vez hay más dilemas, más ruido en mi cabeza, más relámpagos atronadores que no dejan respirar a mi pequeña consciencia.
Me encantaría saber como soy, lo que quiero, e ir un poco más allá, saber lo que quiero tener.
Pocas cosas me ilusionan pero estoy totalmente aferrado a ellas. También debo decir que últimamente tengo miedo de mí mismo, más aún, por mi rapidez de mirar a los ojos y no poder mentir, por mi ilusa manía de esperar algo que no siempre conlleva un alguien.
Ha estado bien todo este tiempo de conformismo rutinario, agonizante, ha estado demasiado bien y demasiado permisivo. Yo no quiero eso. Pero no sé lo que quiero.
Yo no quiero escribirte más mentiras. Pero no sé lo que quiero.
Yo no quiero tenerte más dentro de mí que cerca. Pero no sé lo que quiero.
Yo, yo, no tú.
Espero que algún día llegue el momento, el instante preciso en el que el ruido atronador de mi cabeza salga por mi garganta, que todos los pensamientos que bombea mi corazón salgan escupidos en tinta llena de borrones. Aquí sigo, como siempre, como nunca, normal.
Espero, y sigo esperando.


miércoles, 10 de abril de 2013

Mis segundas mentiras

Hoy no he venido aquí por ti, ni por mí, ni por nosotros.
Hoy he venido aquí porque lo necesito, porque no sé gritarte a la cara lo que se pasa por mi mente.
¿Tú tienes la vida que te mereces? Yo me repito últimamente esa pregunta y no sé si el problema le tengo yo o le tienen los demás. No me acobardo de lo que pienso, hago, digo e incluso de lo que llego a escribir, no me escondo de lo que siento. Pero tengo miedo, aunque lo niegue con la mirada, me aterra llegar y estar realmente solo. ¿Llegar? No sé a donde.
Algunas veces creo que es mejor no pensarlo, pero no soy así. También se me ocurre cambiar mi vida, darle un vuelco de 360 grados, pero tampoco soy capaz.
Tengo un problema, he aprendido a querer.
No puedo llegar e irme, no puedo mirarte sin sonreír, no puedo nadar en tus lágrimas, no puedo ni quiero negarte tus mentiras.
Poder es querer, en cambio, nunca he podido contigo pero siempre te he querido.
Seguiré siendo tu excepción hasta que llegue el día que despierte, hasta que tú me abras los ojos.