viernes, 31 de mayo de 2013

Ten cuidado

Hay veces que me pregunto hacia donde voy, hacia donde vamos. En cambio, otras veces no lo quiero saber.
Me gustaría además de ver, encontrar un motivo por el que salir de una rutina que me protege pero que a la vez no me deja escapar de ella misma. Supongo que cuantas más preguntas tienes acerca de todo, encuentras menos respuestas, al menos eso quiero pensar. No sé qué es lo importante porque parece que ha desaparecido de mi camino, tampoco sé lo que quiero de nadie, excepto de mí mismo.
Quiero encontrarme en este mundo que cada día me pierde más.
Quiero asustarme por lo malo y alegrarme por lo bueno.
Quiero algo y alguien que hagan que la noche y el día se confundan.
Queremos lo que no tenemos, y yo tengo muy poco.
La verdad, mi verdad, cambia constantemente de un momento para otro. Jamás he podido expresar lo que siento con una palabra, ni si quiera ahora mismo, ni tampoco he sentido lo mismo dos veces seguidas. Por lo que veo la vida es demasiado complicada como para tratarla bien.
Ten cuidado en esta guerra, que algunos si no matan parece que se mueren.



domingo, 26 de mayo de 2013

Interiorizando

A mí me han enseñado muchas cosas que la vida ahora me arrebata. Yo pensaba que el dinero no daba la felicidad, pero parece ser que es lo más importante para conseguirla; también creía que la vida sería justa, pero cada día veo que eres tú el que tiene que ser justo con la vida.
Parece mentira que alguien con tan poco experiencia en todo esté hablando sobre la vida, ¿verdad?
Hace poco me preguntaron sobre mis miedos, una pregunta atrevida, pero no dudé, dije que yo mismo. Tengo miedo a defraudar, a no saber valorar, a sentirme solo y después conseguir estarlo.
Hay veces que no me creo lo que pasa, parece que alguien nos marca el camino y nadie lo puede cambiar. Jamás me ha gustado el destino, ni nadie ni nada que me dijese cómo iba a ser mi futuro, pero me derroto al ver que las cosas no tienen su correcta recompensa.
Al fin y al cabo hay pocas cosas importantes en la vida; quizá la verdad, la justicia, la felicidad, o incluso el temor. Pero yo no lo sé aún, no sé por qué me miento, no sé la razón de mi sonrisa, pero lo verdaderamente duro es ser demasiado consciente del por qué de mis lágrimas.


miércoles, 22 de mayo de 2013

Tu recuerdo imborrable

Los ojos se me iluminaban y yo no sabía hacia donde mirar.
Había perdido toda la razón que siempre había tenido a mi lado; el destino me la robó.
Me sentía solo en un mundo de zorros. Impotente al saber que ya nada iba a ir hacia atrás.
Recuerdo que estaba escuchando la canción más triste que existía en ese momento; y de repente ocurrió lo que tenía que ocurrir.
En este tiempo he podido ver que la vida no hace justicia, ni que el tiempo pone a cada uno en su lugar. Hay personas que tienen la suerte que les falta a los demás.
Es un sentimiento de rabia, repulsa, de muerte hacia esos pequeños ojos entornados que ya casi no se abren. Es el miedo pegado en mi piel a verme abocado a un futuro de desilusiones constantes.
Lloro, grito, mato cualquier abismo de indiferencia; pero me siento tan lleno conmigo mismo que estoy seguro de que nunca perderé tu recuerdo...
...borroso, fugaz, emotivo, fantasioso, importante y eterno, como tu mirada fijada en mi corazón, como tu mano guiando a la mía. Abuelo.





lunes, 20 de mayo de 2013

No me esperaba

Supongo que hay veces que las palabras sobran.
Admitir que la casualidad y que todo tiene un por qué tiene consecuencias tan difíciles como las que ahora relatarán mis manos.
No me esperaba que los golpes me hicieran más fuerte, ni que las derrotas fueran más importantes que las victorias. La vida te enseña a vivir, pero para que yo tan solo aprendo a morir en cada segundo que cierro los ojos. Ya no hay nada de ilusión, ni de esperanza; pero tampoco queda nada de esa cobardía y ese temor que me dejaba atrás cuando todo progresaba.
Me doy miedo, porque no sé entenderme. Me da miedo el complicarme más las cosas, no saber salir de un laberinto que no existe.
Tampoco quiero dejar de creer en el futuro; que es lo único que nos queda. Tampoco quiero perderme en mi forma de pensar, en mis noches imperdonables; en el tiempo que me mata y en las miradas que me resucitan.


miércoles, 15 de mayo de 2013

Por un lado

Perdido entre confusiones que van, que vienen, que se quedan y que aúllan. Sin saber lo que tengo que hacer, lo que debo, lo que me apetece, e incluso lo que quiero.
Hay veces que el viento me dice que he perdido todo lo que tenía, pero otras, en cambio, me grita que rendirse es de cobardes.
Por un lado odio todo...
     Odio tener que hablarte sin mirar.
     Odio que todos los días sean lo mismo.
     Odio tu mirada asesina y tu subconsciente dormido.
Pero las cosas cambian, y es un sentimiento fuerte, bochornoso, que me atormenta las noches aún más. Diría que es indescriptible pero creo que es el que mejor me describe a mí mismo.
He perdido muchas cosas, no sé reaccionar, el valor sigue firme pero sin sobresaltar, las ocasiones pasan y yo buscándolas, no me paro a observarlas.
Quizá lo que tengo que hacer es lo que me dicen, quizá lo que debo hacer es lo correcto (¿pero para quién?), quizá lo que me apetece hacer es desaparecer y volver cuando llueva menos, es incluso, quizá lo que quiera hacer sea volver a empezar de cero. Sin ti.


viernes, 10 de mayo de 2013

Mis verdades

¡Qué falsas son mis verdades, traicionándome cada vez que cierro los ojos!
La verdad existió antes que la mentira; pero parece ser que las cosas cambian tanto como para hacer que una mentira produzca más que una verdad.
Son tan importantes que me dan miedo cuando desaparecen, porque siempre han vuelto todas juntas y en el momento menos esperado.
Pero con eso, intento ir un poco más lejos, centrarme en mis verdades o mis no mentiras.
Ojalá pudiera elegir lo que quiero ver, escuchar, notar y sobre todo pensar. Pero la verdad mueve el camino que yo sigo.
Verdad solo hay una, y aunque no tengo prisa quiero descubrirla ahora, que la necesito.
Las verdades no son como los sueños, pero también se cumplen. Las verdad hace justicia y la justicia defiende la verdad.
Por otro lado, las mentiras siempre serán mentiras, pero las no verdades perseguirán cada uno de mis pasos, haciéndome más fuerte en cada minuto que pasa, creándome una fortaleza que tan solo se puede mantener llevando la verdad por delante.
Te tengo miedo cada vez que me hablas y me miras; porque me hablas sin mirarme y me miras sin hablarme. Y por esta noche, es la verdad que más temo al despertarme.


lunes, 6 de mayo de 2013

El tiempo y su verdad

Qué hay de verdad en el tiempo, si me mata cada vez que me mira y me viola.
Tan solo quiero que vuelva la ilusión que necesito, esa que se esconde donde no busco.
Quizá el problema esté en mis preguntas, porque ninguna respuesta me ha valido.
     Ni una canción, ni una noche, ni un susurro.
Tan solo quiero que vuelva igual que se fue, matándome en cada instante, dejándome indefenso ante este mundo corroído por las mentira.
     Ni un beso, ni un sueño, ni una mirada.
Tan solo quiero que llegue y que me haga daño para poder guardarla donde nadie se fija. En el punto final.
    Ni un amanecer, ni una cama deshecha, ni una despedida a destiempo.
No te encuentro, pero me empeño en seguir buscándote.
Aparece, vuelve, hazme daño, perdóname; pero no dejes que la verdad y el tiempo me maten como lo están haciendo.




miércoles, 1 de mayo de 2013

Recopilatorio de tus curvas

El otro día no paraban de silbar las ventanas del viento que levantábamos cada vez que nos mirábamos.
Las verdad es efímera, y nuestra verdad está tan escondida que he llegado a pensar que es mejor vivir en una mentira. Pero no, sigo igual que nunca o como siempre, estoy aquí, buscando letras nuevas para poder gritar algo que no quiero oír.
Aunque las cosas han cambiado, y entre ellas nosotros mismos, tu sonrisa sigue igual de bonita.
Un día pensé que tu duda sería mi confusión, que tu valor sería mi meta; pero una vez más, me equivoqué. Me desperté y vi que tu amanecer empezaba cuando terminaba el mio. Por eso nunca negué que fuimos polos opuestos.
Ahora he aprendido muchas cosas, aunque las penas, de alguien como yo, se siguen acumulando en unas lágrimas que no caen. Antes me movía demasiado, me movía respecto al mundo; pero mi mayor obsesión está en ese drástico cambio, tanto mío como del mundo, mi pregunta existencial. Cómo han cambiado las cosas para que ahora el mundo se mueva respecto a mí.
Supongo que había demasiados fantasmas, aunque era simple, el único monstruo que tienes que matar por mí soy yo mismo. Por eso cuando te veo no me encuentro, por eso cuando te miro te pierdo.
Aunque por otra parte, soy el mejor de tus dilemas.