domingo, 30 de marzo de 2014

Suicidarse y resucitar

El mar se queda pequeño para tu alma
que vuela libre en esta muerte
camuflada de verde esperanza,
-de vida-
que cada vez que te mira
prueba -suerte-.

En el interior de mis versos
se esconde la libertad
de saborear
tus tan soñados besos.

El tiempo no acompaña,
pasa muy deprisa
y los segundos empañan
tus caricias.

Hoy llueve y mañana amanece
con más ganas de estar contigo
perdidos en mis sábanas
contando las esquinas de mi cama.

Es suicidarse en tus labios
y resucitar en tus piernas,
confesando los pecados
y maldiciendo las penitencias.

Ya no sé de qué color viste la soledad
de estas dichosas y malnacidas palabras,
aterrorizadas por no saber gritar
la rebeldía que las tiene ahogadas.

Kazimir Malevich, Suprematist composition.

jueves, 13 de marzo de 2014

Infinitos

No he entrado nunca en tu cuerpo
que se consume como un deseo
que se desvanece líquido, impuro
en mis manos que corren por tu futuro.

La crítica a tus piernas;
cinco estrellas polares
en las que perderse y ganar
en las que buscar y no terminar.

El índice de tus caderas
incitan mis latentes besos
que nacen muertos
que se mueren por nacer.

Ojos bonitos y penetrantes
que me crucifican las tardes
en las que nuestra boca
sólo busca emborracharse.

Me quitas la razón y así haces que la tenga,
me decoras la vida y no ocultas la muerte,
sabes que mañana no es hoy
y no crees en nuestro destino.

Rebobina la noche con la canción
en la que gritamos mudos
y rompemos con nuestro cuerpo;
uno sobre el otro, infinitos.

Piet Mondrian, Pier and Ocean (Embarcadero y océano)

domingo, 9 de marzo de 2014

Gritar

Acabo de escribirme mil palabras
que los tachones no son capaces de entender
aunque la justicia se deje entrever
por los barrotes de estas manos atadas.

Miles de voces se alzaban
en un mismo grito,
en un mismo silencio,
por la igualdad.

Por el día se nos ve, unidos;
la noche, cómplice, nos observa
como lo hace la justicia cegada,
que nos ilumina, fuertes.

El grito que calla dentro de mí
crece y me calienta el aliento
para acabar hundido en este silencio
que aterra y oprime mi corazón.

Los árboles siempre crecen,
las flores siempre se marchitan
nosotros somos inmortales,
la lucha nos hará eternos.

¡Basta ya!
Me he cansado de esperar;
el futuro es negro; como mi bandera,
el presente es fugaz, tenemos que gritar.

William Bouguereau; Igualdad ante la muerte.

martes, 4 de marzo de 2014

La calle está muerta

Mira lo fácil que es salir del agujero
ese que mancha y recalca un golpe certero
sobre mi sobria y desaparecida patria.
¡Mira lo fácil que es tener ansia!

La calle está muerta,
hoy no hay escuela,
los niños están en sus casas
mientras que el tiempo es lo único que pasa.

Mira los libros todo lo que saben
que si por la página correcta se abren
te dicen cosas que tu cabeza
y tu corazón esconden,
esto empieza.

Empieza en el rincón perdido del mundo
donde la gente como yo nos encontramos
a veces muertos, otras en un oscuro profundo,
donde las bestias conviven y otros pensamos.

Tira lo que sobra fuera de tu ser
que no ocupe el espacio de la fantasía
que combinada con la acción
nunca va a perecer
y está en tus manos que acabe algún día.

¡Vive, libertad mía!
vuela libre como la tinta te crió
vuela los altos cielos que soñaría
si no fuese por este adiós.

Wassily Kandinsky, Otoño en Bavaria.