jueves, 13 de marzo de 2014

Infinitos

No he entrado nunca en tu cuerpo
que se consume como un deseo
que se desvanece líquido, impuro
en mis manos que corren por tu futuro.

La crítica a tus piernas;
cinco estrellas polares
en las que perderse y ganar
en las que buscar y no terminar.

El índice de tus caderas
incitan mis latentes besos
que nacen muertos
que se mueren por nacer.

Ojos bonitos y penetrantes
que me crucifican las tardes
en las que nuestra boca
sólo busca emborracharse.

Me quitas la razón y así haces que la tenga,
me decoras la vida y no ocultas la muerte,
sabes que mañana no es hoy
y no crees en nuestro destino.

Rebobina la noche con la canción
en la que gritamos mudos
y rompemos con nuestro cuerpo;
uno sobre el otro, infinitos.

Piet Mondrian, Pier and Ocean (Embarcadero y océano)

No hay comentarios:

Publicar un comentario