domingo, 30 de marzo de 2014

Suicidarse y resucitar

El mar se queda pequeño para tu alma
que vuela libre en esta muerte
camuflada de verde esperanza,
-de vida-
que cada vez que te mira
prueba -suerte-.

En el interior de mis versos
se esconde la libertad
de saborear
tus tan soñados besos.

El tiempo no acompaña,
pasa muy deprisa
y los segundos empañan
tus caricias.

Hoy llueve y mañana amanece
con más ganas de estar contigo
perdidos en mis sábanas
contando las esquinas de mi cama.

Es suicidarse en tus labios
y resucitar en tus piernas,
confesando los pecados
y maldiciendo las penitencias.

Ya no sé de qué color viste la soledad
de estas dichosas y malnacidas palabras,
aterrorizadas por no saber gritar
la rebeldía que las tiene ahogadas.

Kazimir Malevich, Suprematist composition.

No hay comentarios:

Publicar un comentario