lunes, 30 de junio de 2014

Tengo ganas

Ni te imaginas todo lo que lloro
cuando el miedo me hace pensar
y no actuar.

Ni te imaginas todo lo que escribo
cuando el miedo me hace pequeño
y no fuerte.

Ni te imaginas todo lo que te sueño
cuando el miedo se esconde en una pantalla
y no huye.

Ni te imaginas las ganas que te tengo
cuando el miedo me hace feliz
y no débil.

Ni te imaginas la mala letra que hago
cuando el miedo me hace recordar
que no te puedo olvidar.

No tengo ni idea de tu imaginación,
lo más preciado de un animal,
como nosotros, aceptémoslo,
que luchan por sobrevivir
y no por ganar, vencer o derrochar,
mañanas, tardes y noches
en una despedida
que ni si quiera estos ojos llorosos
son capaces de disimular.

Senecio, de Paul Klee.

domingo, 22 de junio de 2014

Lejos

Hoy vengo a escribirme a mí,
a ver si te encuentro como lo hacía antes;
hoy vengo a buscar en mi realidad
una sola razón para seguir pensando en ti.

Hoy estoy aquí, sintiendo la distancia más que nunca,
hoy estoy sin ti.
Aunque contigo como nunca antes.

Hoy la palabra lejos no está cerca de describirnos,
mientras tú ríes, yo pienso;
mientras yo te pienso, tú me vuelves loco.

Hoy estoy igual que siempre, pendiente de tus ojos,
a ver dónde miran, a ver qué hacen, a ver qué dicen,
aunque ni yo pueda verles a ellos, ni ellos matarme a mí.
Hoy estoy igual que nunca, echando de menos
las cosas que nosotros jamás llegamos a hacer.

Lejos como tú y yo, ahora,
lejos como el mar del cielo,
lejos como la libertad en tus labios,
lejos, tan lejos que quizá
estamos más cerca de lo que pensamos.
O imaginamos.

Star of the Hero, de Nicholas Roerich.

domingo, 15 de junio de 2014

Dentro de mí

Yo he hecho la revolución en tus labios
a la vez que ellos callaban
y me gritaban que querían más,
más y más, siempre más.

Yo he bailado en tu espalda
en cada punzada que con estas manos
te daba y te quitaba,
te robaba y te susurraba.

Yo he derribado un muro contra ti
para que ni yo nos hiciera separarnos
para que solo contáramos nosotros
como si cuando estamos juntos
necesitáramos a alguien más.

Y así, yo, que he hecho tantas cosas
me encuentro solo cuando tú estás lejos,
me encuentro, al menos, que ya es algo;
me encuentro con la verdadera verdad,
con la razón, con la certeza, con la seguridad
de que algún día aunque estés a miles de km
no estaré solo
porque te llevaré
dentro de mí.

Mouth of flower, de Octavio Ocampo.

sábado, 7 de junio de 2014

Hoy

Hoy me encuentro solo,
como nunca,
porque últimamente
ni si quiera me encuentro.

Hoy he venido a pagar las deudas
que tengo con tu cuello,
ese del que me ahorco
siempre que intento olvidarte.

Hoy he aprendido a empezar de nuevo,
desde el tiempo que éramos tú y yo,
sin conocer la palabra nosotros;
como si fuese fácil hacerlo.

Hoy hay una fina línea entre conocer
todo aquello que quiero
sabiendo que tú eres lo que necesito
sabiendo que te tengo.

Rooms by the Sea, Edward Hopper