lunes, 28 de julio de 2014

Viajar

La vuelta a casa siempre se hace eterna
cuando venimos de un lugar
desconocido
como nuestro rostro.

Maldito espejo maldito que siempre mira
mis ojos al despertarme,
y yo le sonrío
y él me devuelve, de malas maneras, mi sonrisa.

Quizá sepa demasiado como para mentirse.

Ya no sirve la noche para viajar
a territorios mal escritos en leyendas,
a caricaturas mal dibujadas
ni a escondites mal escondidos.

Ya no sirvo para viajar.

El veneno inunda mi sangre, 
otra vez ese espejo
que rompe y grita con polvo
con entusiasmo con júbilo.

Mentiras, palabras, mentiras
y más palabras.
Escóndeme del destino, dichosa vida,
ahógame en tu mar.

Piérdeme en el mapa
y haz mágico el encuentro
entre el espejo
y mi sonrisa.
Mi sonrisa bonita.

Esaouira, de Pier Scimemi.

domingo, 20 de julio de 2014

Restos

Empezaremos a jugar con lo que no queda
de este baldío y deshecho destino
que nunca termina de eternizarse
para matarme sin saber cómo morir.

Los restos se confunden con un miedo
que no me deja escapar de tus ojos
fieros e intensos como el infierno,
donde podremos ser amigos.

La reina que enfurece mi calma,
la actriz que miente a mi corazón,
la inspiración de miles de palabras,
el efecto de mi causa.

No creo en ilusiones que se confunden
ni en el futuro eterno que nos espera.
Creo en que quizá mañana
el valor vuelva a ser mi fuerte.
Para que regreses.

La vida son dos días
y me ha gustado pasarlos contigo.

Construcción blanda con judías hervidas, (Premonición), de Salvador Dalí.

jueves, 17 de julio de 2014

Pens/arte

Empiezo a pensarte
y estas palabras
empiezan a temblar
para nunca dejar de hacerlo.

Cada día el cigarro se consume,
poco a poco,
y aunque me encanta la ceniza
ella está muerta y yo resucitando.

Quién va a escuchar a este poeta
que ama el frío del invierno
y los colores de la primavera.
A este poeta indefinido.

Solo en casa.
Desnudo.
Con los cascos puestos.
Sin música.
Esperando a que me llames.

Y esperando es el tiempo
el que me pierde
entre todas tus fotos,
en las que sales sonriendo
y si no ya lo hago yo.

No necesito pero quiero
hacer sangrar estos renglones
que rezan por tener un poco de fe
para poder terminar de pensarte.

Muchacha en la ventana, de Salvador Dalí.

miércoles, 9 de julio de 2014

Te veo

Y ahora escribo, te escribo,
aunque a ti no te guste decirlo así.

Te veo lejos, impotente, resignado,
esperando
esperanza.
Volverás.

Te veo desnuda en mi cabeza
y sincera en mi corazón,
te veo el perfil más adecuado 
para que enloquezcas mi razón.

Escribo como un loco, te escribo,
y en esa curva,
la de tu cintura,
la de tu pecho,
en tus clavículas,
me maté yo.

Te veo desnuda,
amaneciendo
y yo vistiéndote a besos.

Te veo desnuda
y segura;
me veo desnudo
y seguro;
confundiendo tus besos
con mis versos.

M. M. H.

domingo, 6 de julio de 2014

Remitente desaparecido

Estoy en busca y captura
por haber perdido
la oportunidad de encontrarte.

Quieren mi vida
como si de ella
fueran a sacar algo.

Quieren que pierda
porque creen
que así ganarán ellos.

Me buscan por buscar,
y no me encuentran.

Tiro las botellas al suelo
que de repente llora whisky
mirándome con cara de pena.

Reflejo del alma.

No busques simbolismo
a unas palabras
que agotan un silencio inexistente,
no busques nada
que te encontrarán.
Pero busca, búscate a ti hasta el final,
así quizá con lo único que te encuentres
sea contigo mismo.

Sigo en busca y captura
por quererme perder
y encontrarte a la vez.

Bond of union (Vínculo de unión), de M. C. Escher.