viernes, 20 de noviembre de 2015

La única

Hay una chica
que despierta mis sueños
y no me deja tiempo para escribirme.

Anda descalza
sobre la alfombra de hojas secas
que el otoño la prepara todas las mañanas.

El vaho de su boca la delata;
su cuerpo caliente
la vida templada.

Grita en cada roce,
se desnuda en cada mirada
y yo solo la veo dos veces a la semana.
Es ella la que corta mi frío con cada palabra.

No sé cómo se despide de las personas.
Por ahora sé que existe
y eso me emociona.

Sus ojos con su leve parpadeo
no caben en ningún verso.

Todo lo que puedo decir de ella,
es que es ella.
La única.

Habitación de hotel (1931), de Edward Hopper.