sábado, 25 de junio de 2016

Página Suelta #1. Sobre la imaginación y los mundos posibles.

Hace unos días volvía en el metro. Creo que eran sobre la una y media de la tarde: el calor asfixiaba y los vagones estaban atestados de gente. Mi trayecto, guiado por los raíles de la línea 6, comenzó en Ciudad Universitaria y terminó en Avenida de América. Como siempre que vuelvo de la facultad.

Fue en Guzmán el Bueno cuando entraron en el vagón dos personas que me llamaron la atención. Una de ellas era un chico, alto, pelo largo, rizado, suelto y rubio; piel morena y camiseta de eskorbuto. La segunda era una chica, más o menos de mi altura, pelo largo, liso, con coleta y moreno; piel blanquecina y un vestido largo del color verde de las aceitunas. Aunque siendo sincero, estas características fueron las últimas en las que me fijé.

El chico estaba leyendo un libro de George Orwell, un libro que jamás llegaré a saber si tengo yo en mi propia estantería, ya que no conseguí leer el título. La chica estaba leyendo un libro de la editorial Anagrama, seguro que de algún autor borracho del siglo pasado. O no.

Siempre que entro a un vagón de metro intento fijarme en los rostros que me rodean. Rostros que muy probablemente nunca vuelva a ver y, a decir verdad, la mayoría de ellos están cabizbajos mirando el móvil, quizá leyendo las noticias, viendo vídeos en Facebook o hablando con alguien por What'sApp. Pero ellos dos no, joder. Y estaban uno frente al otro, los dos pegados en la puerta que después de unos segundos se volvería a abrir. Y yo también estaba frente a ellos, contemplando su perfil iluminado, apoyado en la puerta por la que siempre salgo pero nunca entro.

Pensé en qué harán por las tardes, qué no será de ellos. Cuáles son sus preocupaciones, qué piensan acerca de la violencia para defender una causa justa. Dónde habrán estudiado, por qué leen los libros que sostienen y no otros. Hasta qué punto son incapaces de levantar la cabeza y ver que les estoy observando, dejando a un lado la música que algún día estallará mis tímpanos, dejando al otro lado el propio libro que yo me estaba leyendo. Solo por verles. Solo porque han entrado en el mismo vagón que yo.

Por eso, a veces, las mejores historias están en nuestras cabezas y no en las palabras que algún autor proscrito consiguió escribir. Y esas son las verdaderas historias. Aunque nunca sepa qué libro de Orwell era, aunque tampoco consiga saber cuál era el libro de Anagrama. Sé, que por cuatro paradas de metro, menos de diez minutos, ellos eran mis personajes y yo, aunque como un mero espectador, conseguí ser el protagonista de la historia que solo ocurrió en mi cabeza.

Por un momento sentí que había ganado a esta sociedad en la que parece delito imaginar. O no.

jueves, 23 de junio de 2016

Página Suelta #0. Sobre la duda y el miedo.

Creo que nunca he sido de grises. Siempre me he posicionado, aunque mi postura no fuera la correcta. De hecho, creo que esa seguridad es la que me ha llevado a no tener miedo a la duda. Jamás alguien firme en sus pensamientos huirá de la oportunidad de debatir sobre ellos; y esto es así por las dos consecuencias posibles. La primera es percatarse de no tener razón, lo que significa directamente que existan argumentos más fuertes y válidos que los tuyos. Por otro lado, la segunda posibilidad es que acabes convenciéndote más, y seguramente también mejor, de que tus opiniones se presentan acorde a la realidad, lo que lleva a que tus argumentos sean más plausibles que los contrarios.

De esta forma, quiero decir, que los grises solo llevan a la indefensión, a una seguridad ignorante que acobarda cualquier postura que se pueda prestar a discusión. Discutir no es malo, debatir tampoco lo es. Es más, me atrevería a decir que ningún desarrollo que se haya producido en la sociedad ha venido provocado por el obcecamiento, tan intrínseco como impersonal, que se produce cuando cualquier persona se cree estar tan segura de sus pensamientos que ni siquiera escucha ni es capaz de rebatir los de los demás.

Asimismo, personalmente nunca he crecido sin la ayuda de las personas que me escuchan, sin sus puntos de vista, sus opiniones, sus experiencias, su manera de percibir la realidad, del mismo modo que siempre intento aplicar este ideal a cualquier aspecto de mi vida, ya sea sentimental, personal o profesional. Si de verdad confías en ti mismo, si realmente no temes saber que te encuentras errado, muéstrate ante la duda que, como ya he apuntado anteriormente, o creces tú mismo por haber aprendido algo nuevo para ti, o creces tú mismo por haber ayudado a esa persona que tienes en frente, tan firme en sus ideales como tú, pero que no tiene reparo en escucharte.

Y yo, yo nunca he conseguido crecer con miedo.

domingo, 12 de junio de 2016

Para vivir

El leve contorno de una figura
que duda
que se arriesga
que se gana.

La simple mirada a destiempo
que choca con mis ojos perdidos:
¡te tengo dentro de mí,
me tienes jugando con fuego en tus manos!

No sueles gritar,
pero te fijas en lo que ellos dirían
que es insignificante.
No sueles correr,
pero les adelantas en cada palabra
que no dices.

Y sigo a tu lado
porque únicamente tú sabes cómo gastar mi tiempo
ganando vida.

Aunque tú no lo sepas
las calles me han dicho
que es la hora.

Que las amapolas han florecido
al notar tus manos
y has conseguido romper mi disfraz
de coraza,
aunque tú no lo sepas.

Que no noto el tiempo
pero sí tus gestos
que no veo más allá de lo que tus ojos ven
y aún así sé que estoy seguro contigo
y de ti.

Otra vez más:
estoy nervioso
y te vas;
estoy nervioso
y me voy;
estoy nervioso
y nada queda
aunque todo esté
por vivir.

Aunque para vivir
ya te tengo a ti.

Collage de László Moholy-Nagy