viernes, 28 de enero de 2050

LA RAZÓN DE MI LOCURA

Cuando buscas la respuesta a esas preguntas que te surgen cada día. Cuando no terminas de encontrar los resultados que siempre has ansiado. Cuando el amor se patenta y se convierte en verso. Cuando la injusticia ya no se olvidará en las retinas de los ciegos. Cuando no es necesario hablar, y sin embargo, se escribe de todo. En ese preciso instante es cuando se ha escrito este recorrido por todos los sueños, trances, locuras y peligros por los que pasa el autor. Aquí está su alma tripartita que nunca se cansa de reencarnarse en un nuevo poema. Y solo aquí es donde se puede ver como un poeta se pierde en sus propios pensamientos y a la vez se encuentra; se ve como muere y a la vez nace. Aquí y solo aquí descubrirás que las palabras pueden inmortalizar lo que se les ponga por delante, ¿te quieres poner tú?



ENTREVISTA PARA TINTA DIGITAL - ACTUALIDAD LITERARIA



sábado, 20 de enero de 2018

Volvió la forma de escribir que tenía

Cuando ya había terminado
todo volvió a empezar.

Volvieron las manos llenas de venas
y las venas nerviosas,
las palabras rápidas
y esas miradas perdidas
que solo buscaban encontrarte.

El sabor agradable cuando
todo
está
por ocurrir.

La indecencia que me han enseñado a sentir
si te digo cualquier cosa
que ni siquiera pensé que iba a pensar.
Volvió mi corazón sin dejarme el lujo
de imaginar y desear a alguien
a quien apenas conozco.

Vino tu imagen como un susurro
en el que me tumbaría a ver la guerra
entre tu paz y mi armonía
y poco después brindar contigo
por estar vivos después del fin del mundo.

Un leve susurro al oído
despertándome después de soñar
con las mil formas de deshacer la cama contigo
y dejar que el sabor de lo pasajero
nos haga a nosotros.

Volvió todo contigo.
Volvió esta caspa veinteañera,
los mordiscos a las uñas
con las que araño mi ilusión
y nació una calentura en mi boca
que no se cerrará si no te vas.

Volvió hasta la forma
de escribir que tenía cuando,
cuando.

¿Cuándo?

Todo volvió a empezar
cuando contoneaste tu mirada hacia el mundo
que ahora mismo orbita en tu cintura.

Volvió a empezar
cuando quería pensar
que ya había terminado.

Bailando en el Moulin Rouge, de Toulouse-Lautrec

martes, 16 de enero de 2018

Página Suelta #29. Periódicos nativos digitales

El traspaso de la comunicación escrita del papel a la pantalla acarrea ciertas consecuencias a las que hay que saber hacer frente. Cambia el vocabulario, la forma de lectura, los recursos y hasta la ubicación de las propias noticias. El siguiente análisis, tomado de dos nativos digitales como son El Confidencial y eldiario.es, intenta sacar algunas conclusiones acerca de este hecho, centrado todo el proceso en las secciones relativas a cultura.

A grosso modo, el periódico El Confidencial saca bastante ventaja a su homólogo eldiairo.es en cuanto a años de experiencia, pues el primero empezó su andadura en 2001 y el segundo en 2012. Entre las pocas semejanzas que comparten, se encuentra que las dos empresas editoras son sociedades limitadas.


El Confidencial nació como una publicación especializada en economía, finanzas y política; aunque poco a poco ha ido diversificando sus recursos hasta crear tantas secciones como tiene un medio de información generalista. Su financiación se basa en publicidad, eventos y patrocinios, y actualmente son 200 los periodistas que forman su plantilla. Además, según el corte de los opinadores que publican en el medio, se podría afirmar que su ideología está muy próxima al liberalismo.

En cambio, eldiario.es apareció como consecuencia del cierre de la edición de papel de Público. Su director desde entonces es Ignacio Escolar. Su línea editorial está orientada hacia la izquierda, y su público mayoritario comparte esta ideología, además de ser visitada la página web, en gran medida, por jóvenes enmarcados dentro del sistema académico. Esta publicación edita, trimestralmente, una revista monográfica denominada 'Cuadernos', donde en cada número se tratan diversas controversias siempre ligadas a la mayor actualidad posible.

Dentro de sus secciones de Cultura, cabe destacar que eldiario.es la presenta junto a Tecnología, mientras que El Confidencial la muestra como la mayoría de los demás medios, en solitario. Otro de los datos curiosos está ligado con la innovación tecnológica. Aunque ambos medios se manejan muy bien en este terreno, es la publicación de Escolar la única que tiene un perfil en Twitter únicamente para la sección cultural (más de 21.000 seguidores).

La opinión sobre temática cultural tan solo tiene cabida en El Confidencial, dentro de su subapartado de 'Blogs'. Respecto a estas secciones secundarias. el medio veterano cuenta con un total de 7 contando con la de los opinadores, enmarcadas en títulos clásicos de manifestaciones artísticas. Por otra parte, eldiario.es tiene 9 secciones dentro de la matriz de cultura, en donde se introducen temas más modernos como 'Libros y cómics', 'Series', 'Feminismo' o 'Videojuegos'.

-Texto escrito para la asignatura 'Periodismo especializado en ciencia y cultura',
presentado el día 17 de enero de 2018.-

lunes, 15 de enero de 2018

[Variación XXI] La silenciosa lucha de los ancianos LGTB

Es un anciano, una persona mayor o una vieja, da igual. Vive sus días como puede, estirando todo lo posible una pensión de 400 euros. No sale de casa porque no tiene motivos ni ganas. Tampoco tuvo hijos que ahora le saquen de su minúsculo piso. Por tener, no tuvo siquiera una pareja que se los pudiera dar. No tiene libertad, no tiene amor, no tuvo sexo con quien realmente le atraía (aunque en eso ya ni piense), no tiene salud mental porque no muestra su verdadera personalidad.

Sin embargo, sí que tiene algo: miedo a que su verdadero yo se descubra. Es bisexual, transexual, lesbiana o gay sin serlo, porque nunca pudo vivir como tal debido al miedo que tenía de lo que le haría la sociedad. Estando como está, en sus últimos años, cada vez duda más de si será capaz de hacer esto o lo otro. Su autonomía ha sido desde siempre su punto fuerte, ya que continuamente ha conseguido valerse sin depender de nadie. Pero aun así, le flaquean las fuerzas debido a la edad. Es por todo esto, y mucho más, por lo que esta persona planea suicidarse.


Seguir leyendo AQUÍ

domingo, 7 de enero de 2018

Y te cortas

Hundes tus manos en un lodo
que nunca fue tuyo;
satisfaces tus inquietudes jugando
con los dedos que han dejado de señalar
cosas demasiado muertas para tu espíritu.

Buscas sin querer encontrar también
y sin querer buscar encuentras tan poco
que por un segundo piensas en salir del barro.

Coges retazos de vidas que no existen
aunque tengan nombres apellidos y un vasto porvenir.
Jugueteas con ellos, los palpas,
los saboreas con tus yemas.

Y te cortas los nudillos.
Sin saber por qué.

Hundes tus dedos dentro
siendo capaz de encontrar restos negros,
sin verlos,
que tienen el mismo tacto que la muerte.

Y te vuelves a cortar.
Sin saber por qué.

Tus uñas gritan socorro
mientras escarbas en anhelos jamás cumplidos,
porque nadie es culpable de no cumplir tus propias expectativas.

Las falanges se retuercen
en una parte en la que lo líquido
parece dar un respiro.
Las articulaciones arden
por la falta de luz
y la ausencia de sombra.

Y te vuelves a cortar.
Confundiendo tu sangre con las llamas
que pronto desaparecerán.

Coges fuerzas, entrelazas las manos fundiendo tus cartílagos magullados,
unos con otros:
te has dejado las uñas dentro pero estás fuera.

Tus manos por fin te conocen
y pueden mirar con orgullo las heridas
resultado del ataque de unos endebles cristales
en esos huesos con los que golpeas a la vida.

Y al final el final
estaba al principio del precipicio.

Cristales de aquél espejo
en el que te miras
sabiendo que eres capaz de traspasar
cualquier reflejo
que no nazca en tu propio cuerpo.

Funeral por la muerte del Anarquista Galli (1911), de Carlo Carrá.

viernes, 5 de enero de 2018

[Página Suelta #28.] Pilar Lledó: "Es primordial rejuvenecer la Institución de Estudios Complutenses"

Pilar Lledó es la presidenta de la Institución de Estudios Complutenses (I. EE. CC.). Como historiadora acreditada por sus diferentes publicaciones, llegó a la presidencia en 2016. A lo largo de su mandato se ha propuesto modernizar esta importante Institución para la conservación y difusión del patrimonio cultural de Alcalá de Henares.

La entrevisto para que me cuente un poco más acerca de algunos asuntos notables que tampoco hay que pasar por alto, como el hecho de ser la primera mujer en ejercer la presidencia desde 1982, año de creación de la Institución.

Eres licenciada en Historia, pero no he conseguido encontrar en qué año conseguiste la graduación…
De 1986.

¿Desde entonces has tenido interés por la Historia complutense?
Este interés procede de un intento de doctorado sobre la Guerra Civil en Alcalá de Henares, lo que condujo a que me interesara esa etapa, la contemporánea en lo que respecta al siglo XX. Finalmente, no concluí el doctorado, no llegué a leer mi tesis pero todo el trabajo recogido se plasmó en el libro que publiqué en 1999.

Efectivamente, uno de tus mayores logros fue la publicación del libro Alcalá en Guerra que, por cierto, dedicaste a tus hijas. ¿Cómo ha influido esta publicación a lo largo de tu carrera profesional?
Más que a lo largo de la carrera profesional, que apenas ha influido porque me he dedicado a otras cosas, ha repercutido en mi carrera, digamos, de investigación, ya que pensé que este serían el inicio de una serie de investigaciones de otras personas, pero prácticamente no se ha hecho nada quitando investigaciones sobre patrimonio perdido, y a mí me siguen recordando como la única investigadora que ha escrito sobre la Guerra Civil en Alcalá de Henares, y siempre me están pidiendo que reedite el libro.

Alcalá en Guerra, libro que escribió Pilar Lledó en 1999 y que
le animan a reeditar dada la poca existencia de estudios referidos
a la Guerra Civil en Alcalá / Foto: Guillermo Martínez
¿Cuáles son tus inicios en la Institución y cómo llegas a ser la presidenta?
Me apunté a la Institución después de algún tiempo porque tenía un tío que por entonces era el presidente, Francisco Javier García Gutiérrez, que también era cronista de la ciudad. Pero entonces no tenía tiempo material porque también estaba en Hijos y Amigos de Alcalá, otra asociación alcalaína. Ya cuando tuvimos algunos problemas en esa asociación y nos fuimos...

Unas cinco personas, ¿verdad?
Sí, cuando salimos tres de ellas decidimos meternos en la Institución. Al principio entré como miembro, pero como seguía dando conferencias en torno a la República y la Guerra Civil me llamó el presidente que había entonces, después de mi tío, José Luis Valle, me dijo que aunque no me había metido en la junta directiva que había formado sí que quería contar conmigo para el intercambio bibliotecario. A eso me dediqué durante una temporada. Como nosotros somos una asociación sin ánimo de lucro, no nos dedicamos a vender los libros [estos libros son Anales Complutenses, y las ediciones editadas después de cada curso que imparte la Institución, N. del R.] que publicamos, así que únicamente se los damos a nuestros socios, a los que se apuntan  a los distintos cursos o de intercambio bibliotecario con otras entidades. Después una vocal no podía continuar con ese cargo, y me metí yo durante 3 años.

Después, cuando el presidente decidió no presentarse a la reelección, me empezaron a mirarme así con cara de “tienes que ser tú, tienes que ser tú” [se ríe] y aunque al principio no quería presentarme al final tuve que hacerlo.

¿Y qué crees que puedes mejorar con tu mandato?
Una de las cosas que hay que mejorar es la adquisición de un local. Ahora estamos en un local que nos cede la Universidad de Alcalá (UAH) que, aunque no dependemos de nadie, la UAH sí que nos acoge y nos preasta línea de internet, aulas para poder dar las conferencias y el Palacio Laredo como sede física. Lo que queremos, sobre todo, es que la Universidad nos dé un local con garantías, con un convenio firmado, en el que podamos montar nuestra biblioteca que ahora está empaquetada por ahí.

Pero mejorar, yo creo que… intentar seguir un poco lo que empezó el anterior presidente en el sentido de apertura de la Institución, porque hay que reconocer que es una Institución muy elitista desde sus inicios, muy de gente, digamos, intelectualmente importante, y ahora poco a poco estamos consiguiendo que eso no sea así.

¿Qué había que hacer antes para entrar en la Institución?
Se supone que tenías que tener dos avales de miembros de la Institución para poder entrar. Y al principio de los tiempos, tenías que pagar una cuota elevadísima para ser miembro.

¿Más elevada que la que pagaban los que ya eran miembros?
No, no, la cuota en sí era muy elevada, lo que restringía enormemente la entrada. Cuando yo entré ya solo se necesitaban los avales que prácticamente te los hacían en secretaría según llegabas. Eso lo quitamos también, así que hay que ir tomando medidas para abrirse y conseguir gente joven.

Al fin y al cabo, Alcalá es una ciudad pequeña en la que todos se conocen si atendemos a la gente interesada en cuestiones históricas, ¿eso ha podido llegar a ser un problema a la hora de realizar ciertas actividades dada la diferencia de intereses que puede haber entre las distintas personas?
No, no he tenido ningún problema. Aunque haya intereses diferentes, como nosotros somos una institución sin subvenciones oficiales de ningún tipo, somos totalmente independientes y autónomos, normalmente hacemos lo que queremos y cuando queremos, solo tengo que dar cuenta a mis propios miembros en la asamblea y nada más.

Pilar Lledó, recogiendo la medalla de reconocimiento que Fernado Galván,
el actual Rector de la UAH,  entregó a la I. EE. CC.
en agradecimiento por su labor / Foto: Ricardo Espinosa Ibeas
¿Qué tipo de problemas te encuentras desde la presidencia?
Lo que ya comentaba, el no tener un local propio, el tener que estar pidiendo favores a la UAH, pues no sé, sobre todo ese tipo de cosas…

La edad de los miembros también puede influir en el dinamismo de la Institución
La edad de los miembros es bastante elevada, la media de los miembros puede rondar los 60 años, y además es muy complicado captar a chavales jóvenes. Yo se lo digo a todo el que puedo para que publique en Anales Complutenses, nuestra revista, y que desde luego es gratuito hacerlo. No sé, también es una cosa que no entiendo mucho. Cuando yo estudiaba Historia me moría de ganas por publicar y tener oportunidades así.

¿Cuánto tiempo dedicas normalmente a la Institución?
Más del que yo quisiera, quiero decir, siempre te ocupa más del que piensas. Hay muchísimas gestiones que hacer, sobre todo por la mañana, que por eso me eligieron a mí, porque en este momento no estoy trabajando, y hay que ir a actos públicos, exposiciones, reuniones, y sí que te ocupa tiempo.

¿El puesto es retribuido de alguna forma?
No, no, qué va.

¿Crees que un puesto así es compatible con otra actividad laboral?
La presidencia yo creo que no. Es un cargo de representatividad y tienes la obligación de estar ahí en  todo lo que se te reclame. Nosotros participamos en muchísimas cosas del Ayuntamiento y de la Universidad, además de estar metidos en comisiones a las que tenemos que ir.

¿No crees esto es un inconveniente para que la presidencia se rejuvenezca?
Desde luego que lo es. Los anteriores presidentes o eran ya jubilados, o en el caso anterior el presidente se podía amoldar un poco más al horario. En ese sentido yo creo que le echo más horas que ellos porque realmente voy a todo lo que me llaman. Creo que es bueno que te vean y, además, así se fortalecen las relaciones con otras instituciones alcalaínas.

Eres la primera mujer que ejerce la presidencia, ¿cómo afrontas desde el cargo este hecho?
Pues con mucha satisfacción y para mí es un honor. Además, creo que es de justicia histórica que desde el año 82 haya una mujer presidenta. Pero ya no solo yo, sino que la junta de gobierno también es paritaria en ese sentido [6 hombres y 5 mujeres, N.. del R.] y yo creo que así por lo menos hacemos más visible el hecho de que las mujeres tenemos que estar ocupando determinados puestos. Hay muchas ocasiones en las que voy y soy la única mujer, así que eso hay que solucionarlo.

¿Conlleva algún tipo de problema que la máxima representante de la Institución sea una mujer y no un hombre?
No, yo no he notado ninguno, ninguno; además, yo creo que en muchas ocasiones lo aprecian, que te dicen “mira, al menos hay una Institución con una mujer presidenta”. Pero vamos, ahora mismo cuando vamos a los actos y demás, las únicas presidentas somos la de los Hijos y Amigos y yo, porque el resto, efectivamente, son hombres. De hecho, el otro día en un acto de despedida del Rector que nos dieron unas medallas conmemorativas a instituciones alcalaínas y tal, yo era la única mujer.

Pilar Lledó, en el extremo derecho, siendo la única mujer galardonada en
el acto de despedida del Rector. / Foto: Ricardo Espinosa Ibeas
También militaste en Mujeres Progresistas, asociación altamente politizada, ¿interfirió esto en el desempeño de tu cargo en la Institución?
No, porque la Institución es apolítica en su ideario, no tiene ideología ni sentido religioso ni nada por el estilo; entonces cuando tú representas a una Institución tienes que representar a todos los miembros, por lo que yo lo he separado en todo momento. A veces sí que hemos participado en algunos actos ajenos a nuestra Institución porque pensamos que también es positivo tener presencia en otro tipo de reivindicaciones, como el día 25 de noviembre cuando la Concejalía nos invitó a participar en los actos contra la violencia de género. Pero no solo en el tema de la mujer, sino hacia cualquier ámbito.

En Alcalá existen diferentes entidades para la preservación y difusión de su cultura, como Hijos y Amigos de Alcalá, que ya has mencionado, ¿qué diferencia a la I.EE.CC. de otras asociaciones?
La característica principal es que la I. EE. CC. lleva ya muchos años. Aunque es verdad que al principio tenía un sentido muy elitista porque la fundaron gente de la Universidad, estudiosos e investigadores: todos con carrera y personajes elevados de la sociedad alcalaína. Lo que nos diferencia, precisamente, es que seguimos dando cursos más bien especializados, no tan divulgativos, pero eso es más bien plantearse los temas sobre los que hacer los cursos. 

Por ejemplo, una de las primeras cosas que me planteé es hacer unas jornadas sobre la mujer relacionadas con Alcalá, porque desde el año 82 nunca se había hecho nada sobre este tema. Eso nos abrió bastantes puertas porque se apuntó gente que no eran integrantes de la Institución y que después del curso acabaron siéndolo.

¿Y eso cómo se acogió entre los miembros de la Institución al tener una edad tan elevada y al ser un tema más o menos moderno?
Pues mira, en fin, [se ríe] fue la primera vez que tuvimos más gente apuntada de fuera que de la propia Institución. 

¿Los propios integrantes de la Institución no se opusieron a llevar a cabo este curso?
Los integrantes no se opusieron en ningún momento, pero miembros que nunca fallan, a estas jornadas no vinieron. En cambio, en el siguiente curso, que era sobre Cisneros, esta gente vino pero apenas conseguimos gente de fuera; o sea que depende, pero yo creo que el camino que tenemos que seguir no es solo el de nuestros miembros, que también, pero tener presente la necesidad de apertura al resto de la sociedad.

Y luego, pues no sé, los Hijos y Amigos de Alcalá se dedican al tema más popular, folclore y las tradiciones, también de iniciación al tema de historia… aunque de hecho nos hemos planteado hacer alguna cosa juntos sobre divulgación de tradiciones, pero bueno, son ideas que nos van surgiendo.

¿Cómo se financia la Institución?
Cada integrante, que ahora somos 250, paga una cuota. Nos autofinanciamos de esta forma. Son unos 54 euros al año fraccionados en dos pagos. Además, también están los cursos, donde hay que pagar la matrícula. Por ejemplo, el precio del último curso, que tuvo 8 conferencias, costó 10 euros para no socios y 5 para socios, así que es bastante asequible. Luego regalamos el libro de las publicaciones que se han expuesto durante el curso el día de su clausura a las personas que se han matriculado.

¿Qué margen de maniobra tenéis a la hora de programar actividades culturales en la ciudad?
En este sentido también somos totalmente independientes y autónomos. Programamos lo que nos parece a la junta directiva, aprobado en asamblea, pero lo que sí es verdad que al ser una Institución del entorno complutense, estamos un poco más sujetos por las efemérides que se van celebrando. Normalmente damos dos cursos al año, así que uno sí que está más marcado por el calendario pero el otro suele ser de una temática más libre.

Si tuvieras que decir, un poco en modo de autocrítica, algunos errores o cosas a mejorar por parte de la Institución, ¿cuáles serían?
Deberíamos conseguir más gente joven, abrirlo un poco, intentar encontrar temas que interesen a los chavales, que quizá es nuestro gran problema. Por más que intentamos estar en redes sociales, en la web, no es suficiente por ahora. Pero sobre todo intentar, por fin, regularizar las relaciones con la UAH a través de un convenio que nos permita tener una sede más fija y más nuestra.

Pero el Rector actual está saliente, termina su mandato en un par de meses…
Claro, cuando los contactos y las relaciones ya están más fortalecidas, ahora tenemos que volver a empezar con todos los trámites. Se presentó un convenio pero no parece que se vaya a firmar.

Pilar Lledó toma la palabra en la clausura del curso sobre Cisneros realizado en 2017.
Asistieron Fernando Galván y Dolores Cabañas, Rector y Catedrática de Historia
en la UAH, respectivamente. / Foto: Vicente Pérez Palomar
A ti te eligieron presidenta en 2016 y termina tu mandato en 2020, ¿a día de hoy piensas presentarte a la reelección?
Pues no quisiera, pero me temo que sí, que voy a tener que hacerlo [se ríe] porque no veo que haya mucha gente interesada en el tema, pero yo les voy a dar la opción, si se quiere presentar alguien, yo más que encantada.

A nivel personal, ¿cómo te sientes al estar al frente de una Institución tan importante?
Yo me siento muy bien, porque aunque hay veces que realmente acabo cansada y harta porque aunque son muchas pequeñas cosas y problemitas, luego tiene cosas muy satisfactorias porque estás en el ámbito social alcalaíno, te relaciones con la élite cultural de la ciudad, y pues oye, a mí eso me gusta porque soy alcalaína y me encanta, así que tiene cosas muy gratificantes.


-ENTREVISTA EXTENDIDA-

lunes, 18 de diciembre de 2017

Página Suelta #27. Los museos alargan su vida con la tecnología

Que los museos son importantes es algo incuestionable. Que cada capital tiene su museo de preferencia, también. En Madrid se encuentra El Prado, en París el Louvre, en Nueva York el Metropolitan Museum y en Londres el British Museum. De esta forma, la revolución tecnológica que ha ido acompañando en el proceso de desarrollo de estas salas es digna de mención, pues se han llevado a cabo procesos que hace apenas 15 años eran impensables.

Para empezar de algún modo, fue en 2005 cuando el complejo cultural más grande de Francia, el Louvre, puso a disposición del público la venta de entradas por internet, lo que se tradujo en un incremento en el índice de visitantes y una reducción a la hora de esperar para comprar el ticket presencialmente.

Imagen de un visitante utilizando la aplicación del Louvre para explicar las obras / Foto: Louvre Museum
Por otro lado, consiguieron llamar la atención de todos los medios cuando en 2012 retiraron las audioguías y las cambiaron por consolas Nintendo 3DS. Con un precio añadido de cinco euros, estos dispositivos permiten ver las piezas del museo en 3 dimensiones, además de aportar cierta información valiosa de cada una de las obras. Con una guía multimedia dentro del sistema, es posible observar hasta 600 fotografías de las obras, escuchar más de 30 horas de comentarios y ver más de 400 imágenes de las salas del museo, incluso en panorámicas 3D.

En relación a la tridimensionalidad, el British Museum, lugar de culto en la capital inglesa, ha puesto disponible en su web todos los archivos necesarios para que si cualquier visitante tiene al alcance una impresora en 3D pueda descargárselo y así obtener piezas del museo en un formato reducido. Además, ya utilizaron esta técnica en 2014 cuando la empresa CyArk escaneó una colección de relieves asirios, lo que significa un área de 205 metros cuadrados, obteniendo 113GB con datos sobre la geometría y la textura.

Ejemplo de la impresión, en formato miniatura,
de una de las obras del MET / Foto: Createc 3D 
Un año después, ya en 2015, el British Museum se convirtió en el espacio cubierto más grande cartografiado por Google Street View, lo que significa poder desplazarse por el museo como si fueras un espectador más desde la silla de tu habitación.

De todas formas, la tecnología en 3D también se puede encontrar en museos más allá del charco. En el Metropolitan Museum (MET) de Nueva York están disponibles los archivos, al igual que en el British, para que cualquiera con una impresora tridimensional pueda lograr, de forma gratuita, modelos de casi todas las obras expuestas.

Pero el MET, reconocido por dar cobijo a películas como Noche en el museo, en 2014 apostaron por la presentación de una web interactiva: Un Met. Muchos mundos reza el título de este apartado digital en su versión en castellano.. De esta manera se aporta una información adicional de cada objeto de arte, junto con descripciones de especialistas, además de incluir la típica ficha de la obra. Algo que sobresale es la posibilidad de poder descargar gratuitamente unas 400.000 fotografías en alta calidad del propio museo.

En contraposición, el principal museo de la capital del país del sol, España, es El Prado, en el que han apostado directamente por llevar a cabo un cuidado especial de su página web. Así, el museo más enigmático de Madrid concentra sus esfuerzos en abrirse al mundo a través de la red. En su sitio web se pueden encontrar galerías fotográficas de obras pictóricas, así como diferentes vídeos, otro de sus puntos fuertes.

Vista del canal de El Museo del Prado en Youtube
Desde el Museo, utilizan su canal de YouTube para lanzar vídeos explicativos sobre algunas restauraciones importantes o conferencias relacionadas con temáticas parecidas. Además, El Prado utiliza tecnología LED para iluminar todas las salas. Lo que surgió como un proyecto denominado Iluminando el Prado, ahora ha acabado por darle el primer puesto en la lista de museos españoles en la integración del Sistema de Registro de la Huella de Carbono.

Así se constata el hermanamiento entre tradición museística e innovación tecnológica, alcanzando una simbiosis elemental a la hora de que las colecciones puedan ser más accesible a mayores públicos con menores esfuerzos. Supongo que algunos lo podrían llamar progreso.

-Texto escrito para la asignatura 'Periodismo especializado en ciencia y cultura',
presentado el día 20 de diciembre de 2017.-

jueves, 14 de diciembre de 2017

Pagina Suelta #26. Inseguridad: Los datos personales y la informática

Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han revolucionado varios aspectos de la tradicional administración. Uno de ellos, el de los datos personales, es extremadamente importante. Que los datos ya no se guarden en enormes ficheros, en carpetas ni en tarjetas es un avance claro, pero aún así pueden ser atacados para robar información.

Por ello, según explica Carmen Figueroa en un encuentro denominado 'La Universidad de Alcalá, las nuevas tecnologías y los datos personales', se establecen tres parámetros de seguridad acumulativos, siendo el más bajo el básico, después iría el medio y por último el alto.

A la izquierda, Carmen Figueroa, presidenta de la
comisión de protección de datos de la UAH; a su derecha,
Mª Luisa Fuentes, vocal de dicha comisión / © Guillermo Martínez
Por otro lado, la profesora Figueroa, que también se encarga de dirigir y supervisar la política de protección de datos de la UAH, añadió que últimamente las redes sociales están siendo un hervidero de delitos como el de vulneración a la intimidad o de descubrimiento y revelación de secretos.

Asimismo, recalcó que un dato personal es cualquier cosa que te identifique como individuo o que pueda llegar a hacerlo, por lo que una IP de un ordenador se puede considerar dato personal. También apuntó dos principios esenciales que debe cumplir el organismo que alguna vez nos pide los datos: Información y consentimiento. De la misma forma, la persona que da sus datos tienes unos derechos denominados ARCO: Acceso, rectificación, cancelación y oposición.

En la intervención de María Luisa Fuentes, vocal de la comisión por la protección de datos de la UAH, se dieron muchas herramientas para cifrar nuestros mensajes, hacer más difícil que alguien pueda acceder a nuestro teléfono móvil. Aunque también se explicitaron cosas realmente de sentido común pero que la gente aún sigue haciendo, como utilizar de contraseña los números del cero al nueve, escribir la contraseña y dejarla pegada en un poss-it...

En definitiva, una charla interesante, enmarcada en la Semana de la Ciencia de la Comunidad de Madrid, que no debería pasar desapercibida.