domingo, 29 de abril de 2012

Fue un adiós sin un destino

Fue un adiós sin un destino.
Fue una mirada a lo único que tenías; pero que sea único no significó que fuese bueno. Llega un momento en el que te atreves a irte, aunque no conozcas más cosas, aunque no haya más allá. Pero te arriesgas a seguir descubriendo, cosas mejores o peores, pero eso jamás se podrá saber.
Dices adiós a la única cosa en la que te puedes apoyar, pero sabes que no es bueno para ti. Tienes que decidir entre todo lo malo, y quizás algo bueno. La respuesta es sencilla, pero solo si tienes valor a descubrir, aquello que solo tú puedes llegar a vivir...
Fue una despedida sin futuro, y solo después de este adiós llegaré a ser yo mismo.


sábado, 28 de abril de 2012

Ya no sé...

Ya no sé lo que es amor, ni tampoco la distancia.
Todos queremos todo para nosotros, pero la gente llega a vivir más allá de tus sentimientos. Ahí es donde residen las penas y las alegrías; las penas porque se van, las alegrías porque empiezan libres, de nuevo, sin nadie al que contentar, solo para sonreír al lado de alguien que ha llegado a ser mejor que tú.
Quizá sea eso lo correcto, solo buscar la felicidad, y cuando la hayas encontrado, poder reírte del pasado. Aún así jamás perderás los recuerdos, los que te dejan, los que siguen, los que quieres perder, o los que borras tú mismo de tanto recordar...
Contigo. Suerte.


viernes, 27 de abril de 2012

Nunca es tarde

Querer es demasiado, ahora solo necesito.
Necesito un altavoz, que grite los susurros de las personas, que diga sin miedo lo que todos piensan, que recuerdo momentos perdidos para así volverlos a encontrar.
Que no deje escapar ni una sola letra de mi pensamiento, simplemente un altavoz, simplemente una nueva idea que quiere salir de mi mente.
Necesito ver un cambio, algo grande, algo fuerte. Necesito destapar los ojos de aquellos que pueden gritar, de los que no necesitan nada más que su voz, para revolucionar la revolución.
Yo necesito un altavoz, para luchar hasta que no lo necesite...


jueves, 26 de abril de 2012

Improvisa, es el presente.

¿Qué ocupa tu mente?
El viento prominente del oscuro pasado, o quizás la claridad que quiero que deslumbre el futuro.
Mi error fue el presente, en el que solo tuve la oportunidad de improvisar.
Como tras coma, formaba pasado.
Punto tras punto, robaba letras al futuro.


miércoles, 25 de abril de 2012

Musas

Quiero gritar, quiero que oigan cada susurro de mi voz. Quiero perder el aliento en una noche lluviosa, y que la luna cierre mis ojos para que por fin puedan empezar a vivir...

Solo quiero, y solo me encuentro, tras el búho, mi musa, la noche, la luna, tú y aquél verso perdido del mejor libro de poemas jamás escrito...


martes, 24 de abril de 2012

El final no se puede evitar

Me propongo secar cada lágrima con una sonrisa, romper la noche buscando el amanecer, desnudar lo que no se ve para convertirlo en un rayo de luz permanente...
Son tantas cosas, que me pierdo coma tras coma; pero no pararé, porque después de  tanto tiempo...
... he olvidado el motivo por el que empecé, ahora solo sigo, con la única esperanza de que cuando acabe, sepa por qué empecé con esto, con todo...


lunes, 23 de abril de 2012

Apéndice de la última letra

Quiero oír como se para el segundero de mi muñeca, como se para la hoja que cae del árbol más alto, como grita el silencio entre nosotros, como se acaba el lugar en el que nos encontramos o como se rompen nuestras sonrisas.
Quiero perder el libro escrito para borrarlo,
quiero escribir el libro en blanco para recordarlo.


sábado, 21 de abril de 2012

La luna y nosotros

Quiero buscar la luna más allá del sol. La luna infinita que aquella noche conocí. Solo me basta con verla reflejada, pero es tan grande, que nadie se atreve a hacerlo.

Quiero verla entera, la mitad, creciente; quiero verla con el sol al lado, pues todos nosotros dependemos del sol, pero la luna depende de nosotros.

Quiero mirar y buscar, quiero buscar y encontrarla, tan lejos como para no dejar que se escape de nuevo.


viernes, 20 de abril de 2012

Capitulaje inacabado

Capítulo primero
Llegué y me fui, me fui como vine.

Capítulo segundo
Vine y me quedé para ver no más allá del horizonte.

Capítulo intermedio
En el horizonte vislumbró su sonrisa y su cabello rizado.

Capítulo anterior al siguiente
Se agitaba tan rápido como mi corazón, de pronto, conseguí ver sus ojos.

Capítulo siguiente al anterior
Esos ojos verdes, azules, grises... ya no lo sabía.

Capítulo sexto
Me hizo perder lo que quería conseguir, su mirada.

Capítulo séptimo
Esa mirada que resucito lo que mató el pasado.

Capítulo 8º
Ese pasado que solo sabemos donde empieza, pero jamás donde termina.

Capítulo nono
Porque para terminar, lo tenemos que empezar.

Capítulo número diez
Y para empezar tenemos que querer; para poder realizar.

Capítulo con dos unos
Realizar lo que nunca escribiré; con esta, mi pluma.

Capítulo intermedio
La misma pluma con la que me atreví a decir ''no'', a aquello que suscitaba los mejores pensamientos.

Capítulo decimotercero
Y no sé, si hemos empezado, o terminado aquello que algún día prometimos con eso que solo será nuestro, el pasado.

Capítulo anterior
Y vuelve el pasado; y con el pasado en la mano solo me queda por decir lo que sueño.

Capítulo siguiente
Ese sueño que solo ocurre cuando duermo; ese sueño que nunca me despertará.

Capítulo último
Y al final me desperté, me equivoqué y me fui; esta vez más allá del horizonte...


jueves, 19 de abril de 2012

19/Abr/12

Porque el último infinito que nos podemos proponer es tocar con nuestros sentimientos la última estrella del firmamento...


miércoles, 18 de abril de 2012

Quiero,

Quiero oler tu perfume, ver tu mirada, besar tu sonrisa, acariciar tus caricias y escuchar tu voz gritando.
Quiero porque no puedo, no puedo porque quiero.
No quiero besar tus labios, ni oler tu colonia, ni ver tus ojos, tampoco notar tus caricias ni oírte.
Hoy solo pasa eso.
Sueño con el principio, ese principio en el que los labios se convirtieron en sonrisa, la colonia en perfume, los ojos en una mirada, o el sentir en acariciar...


Hasta que el sol no se apague, seguiré soñando...

lunes, 16 de abril de 2012

Prométeme que siempre serás tú

Pensar que ya no hay más, que lo has conseguido todo con esa persona, y sorprenderte en cada momento, en cada gesto, en cada mirada, en cada sonrisa o en cada suspiro.

Por que las personas que más nos sorprenden, son las que creemos conocer; y tú, tú eres increíblemente sorprendente...


martes, 10 de abril de 2012

lunes, 9 de abril de 2012

Nunca mejor dicho

Y solo quiero que te pierdas, que no vuelvas hasta mañana, que no me digas tu mirada en cada sonrisa, que no me hablen tus ojos, que no baje la mirada para disimular.
Y solo quiero encontrarte, para decirte lo que nunca dirá nadie, para soltarte y poder volar, para respirar en frente de la luna y para ver como se apaga el sol en el horizonte.

Yo solo quiero que te pierdas, yo solo quiero encontrarte.


domingo, 8 de abril de 2012

Condiciones

Si lo sientes, demuéstralo;
si lo quieres, dilo;
si lo amas, grítalo;
si lo tienes, consérvalo;
si lo necesitas, búscalo;
si lo buscas, encuéntralo.

Si lloras, olvídalo;
si ríes, recuérdalo:
si te caes, levántate;
si te levantas, lucha una vez más...

sábado, 7 de abril de 2012

Ganar lo perdido

¿Y si por una vez intentamos ganar lo perdido? Recuperar lo que algún día fue nuestro.
Sí, suena bien, pero no todos tienen el valor de volver a luchar, al fin y al cabo, en la vida lo único que hacemos es luchar; incluso por mantener lo aquello que ya es nuestro.

Hay una excepción, cuando perdemos algo; podemos tener muy claro que sí, que lucharemos, pero siempre se lucha contra alguien; en ese caso, ya estás dependiendo de otra persona.

Porque nunca sabremos lo que está encendido hasta que se apague: Carpe.


viernes, 6 de abril de 2012

Inventemos

Siempre quedarán cosas por descubrir, pero cada vez son menos las personas que se atreven a intentar algo por el miedo a fallar...
¿Y si no queda nada por descubrir? 
Inventémoslo


miércoles, 4 de abril de 2012

Sueño o realidad...

Un día llegó un sueño que me hizo soñar, no estabas tú, estábamos nosotros junto al mar, viendo el sol cuándo...  noté como rozabas con tu mano la mía, busqué tu mirada hasta que nos encontramos y así en el más absoluto de los silencios. Aquél silencio del que escuché las más bellas palabras pronunciadas con nuestra mirada, aquél... "te quiero" sonreí, nunca me había sentido así al escuchar esas palabras, seguía mirándote, esos ojos hablaban por si solos cuando de repente, me lancé, te besé disfrutando de cada centímetro de tus labios, de pronto, me desperté con una sonrisa.


martes, 3 de abril de 2012

lunes, 2 de abril de 2012

Ensayo sobre el infinito

Pensemos por un momento en el infinito. ¿Qué es? Nada, es el miedo a poner límites a algo. Está muy bien hablando matemáticamente, pero no va más allá.
Quizás el infinito esté más cerca de lo que pensamos, y si es así, yo tendría miedo. Para mi el infinito es eterno, es tener una oportunidad tras otra, es que el tiempo no se acabe.
Pero la vida es de otro modo, en la vida nos encontraremos con límites, con márgenes que tenemos que respetar. Pero siempre habrá alguien que dude quién establece esos márgenes; la respuesta es sencilla. Solo debemos preguntarnos por qué decimos infinito; quizá por que es mucho, demasiado en algunas circunstancias. Pero lo verdaderamente importante no se encuentra en el infinito ni en la proximidad en la que pueda encontrarse sino la cobardía que demostramos al pronunciarlo.

Porque el infinito es más que mucho, pero menos que nada.
Porque el infinito es grande, constante, eterno.
Porque el infinito es el no arriesgarte a decir siempre...


∞.